•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Médicos de hospitales estatales de Nicaragua rechazaron hoy una proyecto de ley para regular los nacimientos por cesáreas, propuesto por el opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en la Asamblea Nacional, para acercar las cifras a los porcentajes admitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Nos oponemos porque nos limitaría mucho el actuar diario, no podríamos tomar decisiones en cuanto a mejorar la salud de la mamá y el bebé", dijo la gineco obstetra Katiusa Guadamuz, a través de medios del Gobierno.

Médicos generales, especialistas, enfermeras y personal técnico de los hospitales estatales "Alemán Nicaragüense" y "Bertha Calderón" demostraron su rechazo a la propuesta de ley, en una declaración pública, en la que básicamente indicaron que las cesáreas se practican para salvar la vida de la madre y el niño en situaciones de alto riesgo, y que la mortalidad ha disminuido en los últimos años.

La propuesta del PLC, titulada "Ley del Nacimiento Humanizado", busca reducir acercar la tasa de cesáreas a los niveles aceptados por la OMS, es decir, entre el 10 y el 15 por ciento del total de nacimientos.

Actualmente en los hospitales públicos de Nicaragua se realizan casi tres cesáreas por cada 10 madres atendidas, promedio de aumenta a cerca de 6 por cada 10 madres en las clínicas previsionales, lo que representa mayores ingresos económicos para los especialistas.

La postura del PLC consiste en que las cesáreas no justificadas son una forma de violencia hacia las mujeres.

El proyecto de ley indica que los médicos no se deben limitar a informar a las madres que serán sometidas a una cesárea, sino que deberían estar obligados a informar a las mujeres las razones de la operación y escuchar si ellas están de acuerdo, antes de ser intervenidas quirúrgicamente.

En los últimos 10 años Nicaragua bajó la tasa de mortalidad materna de 118 por cada 100,000 nacidos vivos a 50,6 por cada 100,000 nacidos vivos, según datos del Ministerio de Salud (Minsa).

Hasta agosto de 2017 Nicaragua reportó 632 muertes infantiles o neonatales, cifra que representó un aumento del 4.64 por ciento respecto al mismo período del año anterior, de acuerdo con el Minsa.

Para convertirse en ley, el proyecto debe ser aprobado por los 91 diputados del plenario de la Asamblea Nacional, donde el PLC cuenta con 14 diputados, frente a 71 del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que además suele contar con 5 votos de otras bancadas en casi todas las discusiones, y que no incluyen al partido indígena Yatama.