•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde el año 2012, al menos 366 mujeres han sido asesinadas en Nicaragua por sus parejas, exparejas y otros victimarios, según una revisión caso por caso basada en datos del Observatorio de Violencia de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD). 

La vicepresidenta Rosario Murillo, al informar el pasado lunes sobre los crímenes contra mujeres en los últimos días, aseguró que solicitaron a la Policía Nacional un reporte sobre “cuántas hermanas han sido asesinadas en distintas formas en los últimos cinco años, no solo por sus compañeros de vida, pueden ser también otras personas”.

Según Murillo, el informe precisaría también “cuántos de estos casos han sido esclarecidos y cuántos delincuentes —porque son delincuentes los que atacan de esa forma a las mujeres, muchas veces dejando en orfandad a los hijos— están presos”.En el caso de los femicidios en grado de frustración, se registran   al menos  154 entre  el 2016 y lo que va de este año.  Archivo/END

En el año 2012 fueron asesinadas 70 mujeres en todo el país, según datos del observatorio Voces, de CDD, basados en reportes periodísticos e informes de una amplia red de organizaciones.

Al año siguiente, en el 2013, se registraron 64 muertes violentas de mujeres; 70 en el 2014; 53 en el año 2015; 49 en el 2016; 51 el año pasado y nueve en lo que va de este año.  

Así las matan

A 150 mujeres las mataron con armas blancas, es decir, a machetazos, puñaladas y cuchilladas, lo que representa el 40% de casos reportados desde el 2012. El 27%, es decir, 102 mujeres, han muerto por heridas de armas de fuego.

40 han muerto a golpes. Seis fueron decapitadas. Hay casos, aunque en menor proporción, en que  fueron quemadas vivas, ahogadas, envenenadas, estranguladas y también violadas antes de darles muerte. 

Ley 779 visibiliza casos

La Ley Integral Contra la Violencia Hacia las Mujeres (Ley 779) fue aprobada en febrero del 2012 y entró en vigencia el 22 de junio del mismo año. Es a partir de ese año que las organizaciones empezaron a recopilar datos sobre este tipo de crímenes.

Esta ley vino a penalizar nuevas formas de violencia hacia las mujeres, además de tipificar el femicidio cuando un hombre en el marco de las relaciones desiguales de poder dar muerte a una mujer. 

“Antes de la Ley 779 los casos eran catalogados como simples crímenes pasionales, homicidios o asesinatos. La ley vino a visibilizar más los casos y poner el foco en la raíz del problema, que es la violencia de género”, explica Magaly Quintana, directora de CDD. 

Los victimarios

La mayoría de los hombres que están matando a las mujeres, según las estadísticas, son las parejas y exparejas. El año pasado, 32 de los 51 victimarios pertenecían a ese grupo. 

Adriana Trillos, sicóloga e investigadora en temas de género, sostiene que hay hombres que están matando a las mujeres porque no aceptan perder. “Anteriormente lo que veíamos era la imposibilidad de las mujeres de salir del círculo de violencia, ahora se está dando que ellas salen de ese sistema de violencia, dejan a sus agresores y luego son perseguidas”. 

“El femicidio a nivel de persecución es una continuidad de la violencia y una muestra de que, según los hombres, las mujeres deben pagar por abandonarlos, es un castigo que en los casos extremos las llegan hasta matar”, destaca Trillos. En el año 2012 fueron asesinadas 70 mujeres en todo el país Archivo/END

Sanción social

A nivel social, para incidir en la disminución de los casos se necesita seguir denunciando la violencia y nombrando los crímenes como realmente son, comenta la especialista. 

“Necesitamos dejar de justificar a los agresores y dejar de buscar respuestas en su vida traumática y dolorosa, en sus hábitos cotidianos como el consumo de alcohol. Debemos dejar de justificar la violencia contra las mujeres. Esto amerita una intervención del Estado y una sanción social”, concluye.