•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una de cada dos empresas en la Costa Caribe de Nicaragua invertiría en programas formativos para sus colaboradores, según un estudio hecho por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) presentado ayer durante el foro “Avances y desafíos de la educación técnica y formación profesional en Nicaragua”.

Quienes más invertirían en programas formativos son las empresas de servicios de transporte (83.3%), las empresas de telecomunicaciones (80%), el sector de procesamiento de mariscos (75%) y las Organizaciones No Gubernamentales (71.4%). 

En el estudio, realizado con información de 96 empresas dedicadas a 11 actividades económicas, se encontró además, que predomina en los puestos que más crecerán en estas empresas, niveles educativos de primaria y secundaria. Por lo que la disposición de los empleadores a formar técnicamente a su personal les brindaría una oportunidad para desarrollarse y expandirse. 

“Esto indica que se puede entrenar al empleo existente que no cuente con las calificaciones adecuadas para mejorar su calidad. Es una muy buena oportunidad para formar a todas las personas que tienen educación primaria y secundaria, lo que habría que ver es si la oferta educativa disponible en las regiones es la que estos negocios están esperando recibir”, explicó Camilo Pacheco, investigador del Funides. 

La investigación lleva por nombre “Demanda de la educación técnica y emprendedurismo en la Costa Caribe de Nicaragua, 2017” y se realizó como un sondeo base para el programa “Aprendo y Emprendo” de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). 

El objetivo es que, una vez identificada la demanda de competencias técnicas de las empresas en la Costa Caribe, el programa pueda capacitar en carreras técnicas a jóvenes de esa zona para que se inserten en el mercado laboral. 

Juan Sebastián Chamorro, presidente de Funides. Alejandro Sánchez/END

¿Qué buscan las empresas?

Las empresas de la Costa Caribe ubicarán en los próximos dos años a unos 336 nuevos colaboradores, de los cuales el 42% será personal técnico específico, según el estudio del Funides. 

“No hay una demanda de empleo masivo a futuro”, explicó el investigador, quien expresa que la región “no está en un contexto de transformación productiva”, por lo que las mismas empresas “no tienen esquemas de planificación que les permitan asegurar específicamente cuánto van a crecer en los próximos dos años”. 

Basados en estimaciones, los informantes del estudio, en su mayoría gerentes de recursos humanos, gerentes generales o jefes de área, reportaron que en el sector de procesamiento de lácteos emplearán en los próximos dos años a más operarios, para el procesamiento de mariscos emplearán a más personal de procesos, capitanes y choferes, en el sector de telecomunicaciones emplearán más personal de ventas y en la industria del cacao necesitarán más personal de limpieza y personal de plantaciones. 

Las principales habilidades técnicas requeridas en los puestos que crecerán más para los próximos dos años son el manejo de vehículos para las empresas de procesamiento de mariscos; habilidades en electricidad y dominio del inglés para otros servicios; experiencia en limpieza y manejo de plantas para el sector del cacao; y computación para los servicios financieros y de crédito. 

Camilo Pacheco destacó que los investigadores del Funides no identificaron una gran cantidad de competencias técnicas demandadas. “A las empresas les interesa más el tema de los valores como la puntualidad, la responsabilidad y  la disciplina”, resaltó, añadiendo que “los mismos negocios no están muy conscientes del tema de competencias técnicas que ellos demandan y eso es algo que hay que trabajar”. 

Por lo que considera necesario que los negocios fortalezcan su proceso para definición de competencias y elaboren perfiles de trabajo. “De no reducirse el empirismo a través de la certificación de competencias, se mantendrían los niveles de informalidad y baja calidad en el empleo de la región”, advierte el estudio. 

400 jóvenes becados 

El proyecto “Aprendo y Emprendo” de Usaid ha otorgado en los últimos dos años 400 becas para jóvenes en situación de pobreza y riesgo de la Costa Caribe, explicó el director del proyecto, Róger Pérez, quien destacó que además pretenden entregar otras 600 becas hasta septiembre de 2019. La inversión total del proyecto es de US$10 millones.

“La educación técnica es vital para promover un desarrollo congruente con las economías locales”, destacó Pérez, quien explicó que el programa que dirige busca que “los jóvenes tengan habilidades duras a través de carreras técnicas, pero también habilidades blandas que le permiten insertarse en el mundo laboral de manera más fácil”.

Aseguró que de los 400 jóvenes que han becado, el 35% ya tiene nuevos empleos o han mejorado sus condiciones laborales. “Si el país está demandando una transformación productiva, es decir, que los sectores primarios le den mayor valor agregado a sus productos, tenés que formar técnicos en esas áreas industriales para generar esos procesos de transformación”, recalcó Pérez.Los investigadores del Funides no identificaron una gran cantidad de competencias técnicas demandadas por las empresas en la Costa Caribe. Alejandro Sánchez/END

La embajadora de Estados Unidos, Laura F. Dogu, aseguró que “los jóvenes de Nicaragua son muy talentosos, pero necesitan apoyo de las empresas, del Gobierno, del sector privado” y que por su parte su gobierno seguiría trabajando para traer más oportunidades a los jóvenes. 

“Nuestros datos demuestran que cada vez más jóvenes que optan por una carrera técnica, se inspiran para continuar estudiando o emprender un negocio”, agregando que más empresas tienen la confianza de que los jóvenes tienen tanto la capacidad técnica como las habilidades blandas para estar a la altura de las exigencias del mercado laboral.

Sector privado apoya

Por su parte, José Adán Aguerri, quien también participó del foro “Avances y desafíos de la educación técnica y formación profesional en Nicaragua”, enfatizó en que el sector privado está haciendo un “esfuerzo decidido” por impulsar la educación técnica. 

“Es un tema que para nosotros es fundamental, prioritario, relevante”, dijo Aguerri, quien reveló ayer que el sector privado está creando un centro de educación técnica para trabajadores de la industria azucarera. 

“El 95% de los cortes en los cuatro ingenios que hay en el país es mecanizado, los cortadores que estaban en el campo hoy están dejando de cortar. Queremos preparar a estos trabajadores con carreras técnicas: que se conviertan en soldadores, conductores, personas con otras capacidades para que puedan seguir trabajando”, destacó el presidente del Consejo Superior de la Empresa Pivada (Cosep). 

Además, mencionó que a través de la plataforma UbicaNica, el Cosep ha creado un sistema de pasantías para estudiantes de 12 universidades públicas y privadas y cinco centros técnicos.