•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La educación sexual integral con enfoque de género contribuye a la prevención de la violencia en sus distintas manifestaciones, postula una propuesta curricular realizada por la organización Fe y Alegría Nicaragua, presentada ayer en Managua. 

Con el Programa de Educación Integral de la Sexualidad (PEIS), que se ha implementado en los últimos dos años, se pretende orientar a los docentes, sensibilizar a los padres de familia y educar a los niños y niñas para fomentar la igualdad de género y prevención de situaciones de riesgo, declaró ayer Jealtha Marquez, coordinadora de promoción social de Fe y Alegría. 

“Si ellos entienden que hay una nueva manera de relacionarse, que debemos respetar la diversidad, tener relaciones más justas y equitativas, y aceptar las diferencias, estamos seguros de que las relaciones van a ser diferentes, podríamos contribuir a una cultura de paz y a la disminución de situaciones de violencia”, precisó Marquez. En ocasiones, la resistencia de los profesores, especialmente los de mayor edad, es un obstáculo para la integración de la educación sexual en los colegios de Nicaragua, afirman expertos. Archivo/END

De acuerdo con datos de la organización, el programa está enfocado en cinco ejes principales: el conocimiento de sí mismo y habilidades para el afecto y la sexualidad; los aspectos biológicos y sicológicos de la sexualidad humana; aspectos socioculturales de la sexualidad, desde donde se abordan las nuevas masculinidades y los roles de género; y el tema de familia, población y desarrollo. 

Cada uno de estos aspectos se adecúa a la edad, contexto y nivel educativo de los niños y niñas, según la propuesta que ya había sido expuesta en 2012, pero que fue reforzada y presentada este miércoles por la institución. 

Fe y Alegría tiene 22 centros educativos a nivel nacional que aglutinan a más de 11 mil estudiantes y beneficia a otros 39 mil nicaragüenses con otros programas educativos. 

Capacitación a docentes y padres

El PIES de Fe y Alegría Nicaragua pretende brindar un programa que pueda formar a los docentes para que ellos puedan replicarlo en las aulas de clase de todos los niveles educativos, agregó Marquez.

Sin embargo, en ocasiones la resistencia de los profesores, especialmente los de mayor edad, es un obstáculo para la integración de la educación sexual en los colegios de Nicaragua. 

“Quizás a ellos les cuesta mucho todavía trabajar esta temática y el otro obstáculo muchas veces es la familia. La familia se rehúsa a que hablemos de estos temas con los niños, niñas y adolescentes”, agregó la especialista. El PIES de Fe y Alegría Nicaragua pretende brindar un programa que pueda formar a los docentes Archivo/END

Mario Méndez, investigador y coordinador nacional de pedagogía de Fe y Alegría, indicó que luego de dos años de implementación han detectado un cambio positivo en la interacción entre estudiantes, especialmente con el rompimiento de estereotipos de género. 

“En las escuelas ahora los niños y niñas hacen cosas con naturalidad, que culturalmente son para niñas; hay más niños integrados en grupos de baile y hay más niñas en las canchas”, señaló Méndez.  

Blanca Guido, docente de una escuela multigrado de la zona rural de León, mencionó que “Ese pensamiento erróneo que antes tenían nuestros padres ha cambiado en cuanto al trabajo que realizan los niños y las niñas en sus casas”.

Por su parte, el docente Juan Umaña comentó que “la sociedad nos ha dicho que algunas tareas del hogar son solo para las mujeres y a los hombres nos han esquematizado que somos solo para trabajos fuertes, pero con este proceso esas concepciones se han ido deconstruyendo poco a poco y hemos visto ese cambio de mentalidad en los niños y niñas”.