•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) sugiere apoyar programas de prevención, uso de anticonceptivos y educación sexual para reducir el índice de embarazos adolescentes en Nicaragua y en Latinoamérica. 

“La falta de información y el acceso restringido a una educación sexual integral y a servicios de salud sexual y reproductiva adecuados tienen una relación directa con el embarazo adolescente. Muchos de esos embarazos no son una elección deliberada, sino la causa, por ejemplo, de una relación de abuso”, declaró Esteban Caballero, director regional de  UNFPA para América Latina y el Caribe, según una nota de prensa publicada en el portal web de la OPS.

De acuerdo con el informe “Aceleración del progreso hacia la reducción del embarazo en la adolescencia en América Latina y el Caribe”, presentado ayer en Panamá, Nicaragua continúa siendo el segundo país con más embarazos adolescentes de la región, con una tasa de 92.8 mujeres de entre 15 y 19 años por cada 1,000 nacimientos. 

República Dominicana encabeza la lista de países con mayores índices de embarazos precoces, con una tasa de 100.6 madres adolescentes por cada 1,000 nacimientos.

Aunque en la región las tasas de fecundidad, o cantidad de hijos de una mujer, han disminuido en los últimos 30 años, sí se ha incrementado la tendencia de embarazos en niñas menores de 15 años, indica también el informe de la OPS. 

Consecuencias

El embarazo adolescente obstaculiza el desarrollo sicosocial y se asocia con mayores riesgos de muerte materna, además de aumentar las probabilidades de ser pobres, indicó Carissa Etienne, directora de la OPS, según el comunicado.

“Las tasas de fertilidad en adolescentes siguen siendo altas. Afectan principalmente a las poblaciones que viven en condiciones de vulnerabilidad y muestran las desigualdades entre y dentro de los países. El embarazo en la adolescencia puede tener un profundo efecto en la salud de las niñas durante su curso de vida”, añadió Etienne.