•  |
  •  |
  • END

El Ministerio Público retomó ayer las investigaciones en el caso de la presunta discriminación racial que denunciaron en febrero pasado, Bridgete Budier Bryan y Francisco Campbell, diputados ante el Parlamento Centroamericano, contra la discoteca “El Chamán”.

Ayer, la fiscal Soraya Ramírez, quien tiene asignado el caso, entrevistó a Majailah Francis Budier, hija de la diputada denunciante, quien también supuestamente fue víctima de discriminación con un grupo de amigos, y al periodista de END, Ramón Potosme, quien también asegura le fue negada la entrada a ese centro nocturno.

“Avergonzado, no pude ni sostenerle la mirada a mis amigas Lucila y Leina, ni explicarles por qué, a diferencia de ellas, no me habían dejado entrar al Chamán”, dijo Potosme, descendiente de indígenas chorotegas.

Budier expresó que mandaron a citar a su hija para ampliar la investigación, “porque quieren que el expediente vaya bien argumentado. Le dije a la fiscal que no debe dejarse pasar tanto tiempo, porque la violación a los derechos humanos, la discriminación, es muy delicada, y queremos que se apliquen las leyes”, aseguró Budier.

Las entrevistas en Fiscalía continuaron ayer, después que la semana pasada la Policía Nacional entregó su informe conclusivo de la investigación. “A las víctimas se les mandó a poner su formal denuncia a la Policía, y luego la institución se encargó de hacer su trabajo investigativo que entregó la semana pasada”, aseguró Ramírez a EL NUEVO DIARIO.

Pruebas

Entre los documentos entregados por la Policía está la entrevista de los denunciados hermanos Farhat y Othuan Samara Fernández, propietarios de “El Chamán”, nuevas denuncias de otras personas, inspección en el lugar, fotografías y testimonio de clientes que presenciaron la negación de entrada al local a otras personas, entre otras.

“Con lo que nos trajo la Policía decidimos seguir ampliando la investigación, porque han venido nuevas denuncias, entonces estamos ampliándola para que todo se vaya en una sola acusación, si es que se decide hacerlo. Hasta el momento van ocho personas entrevistadas y faltan ocho más, entre estos testigos que vieron hechos y víctimas”, aclaró la fiscal.

Ramírez adelantó a END que ya hay una inspección en el lugar (Disco Chamán), y hay detalles que se tomarán en cuenta. “Hay un rótulo que dice: ‘Se reserva el derecho de admisión’, y unos detalles que establece la investigación que ahorita no los voy a decir, pero sí aparecen unas restricciones que las vamos a tener en cuenta. Además, la Policía realizó su respectiva entrevista a los denunciados, y ya está en el expediente y lo tomaremos en cuenta a la hora de analizar el caso de una manera global”, dijo Ramírez.

A presionar

Por su parte, la diputada Budier aseguró que “creo que ya pasó mucho tiempo y la gente piensa que hemos desistido del caso, pero ya vamos a empezar a presionar, porque ha pasado mucho tiempo”.

La fiscal Ramírez cree que para el próximo mes ya estará listo el expediente, bien argumentado, para decidir si acusan o no, “pero hay suficientes elementos para ejercer la acción penal”.

El delito que se les imputaría a los propietarios de “El Chamán” sería por discriminación racial, contemplado en el Título XVIII Delitos contra la Constitución Política, capítulo 2, artículo 427 del Nuevo Código Penal. Este artículo abarca la discriminación por condición social, económica, religiosa, política, personal u otras.

Antecedentes

Bridgete Budier Bryan refirió que a las once y media de la noche, junto con un grupo de amigos se presentó al centro nocturno “El Chamán”, con el objetivo de divertirse, pero cuando se disponía a entrar, se encontró con la sorpresa de que le negaron el ingreso.

Según Budier, al pedir explicación sobre por qué no podía tener acceso al local, los porteros le manifestaron que la gerencia se reservaba el derecho de admisión, por lo que insistió en saber el por qué, pero esta vez le contestaron que no entraba ninguno del grupo.