Heberto Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

Bluefields/ Raas
Un agente policial de la Región Autónoma del Atlántico Sur, que omitió su nombre por temor a represalias, reveló a EL NUEVO DIARIO que el capricho de sus jefes, que se negaron a solicitar apoyo del Distrito Naval del Atlántico (DNA) del Ejército de Nicaragua, impidió realizar un operativo exitoso en contra de miembros del Crimen Organizado que se movilizaban con una gran cantidad de dólares estadounidenses en la cuenca de Laguna de Perlas.

Nuestro informante afirma que a través de trabajo de Inteligencia, se enteraron de que varios traficantes de droga se movilizaban en la zona de Laguna de Perlas, con un cargamento de dos millones de dólares. “Sin embargo, mis superiores no quisieron compartir la información con la Fuerza Naval (DNA), que dispone de lanchas rápidas, tropas y medios de comunicación radial, que hubieran facilitado la captura de los antisociales y sus fajos de dólares completos”, se quejó.

El agente en cuestión señala que la Policía tuvo suerte el viernes al requisar 820 mil dólares que estaban escondidos debajo de pescados congelados en un termo. “Sin embargo, no hay ningún detenido ni se logró requisar la embarcación en que se movilizaban los mafiosos con todo el dinero y probablemente con droga”, comentó. Los principales jefes policiales de la RAAS se han mostrado reacios a brindar declaraciones sobre este caso de incautación de dólares y sobre las controversias derivadas del mismo.

Bandazos

La mañana de ayer lunes, el Fiscal Regional de la RAAS, Gerardo Suárez, declaró en un noticiero radial de Bluefields que el Ministerio Público estaba valorando la posibilidad de acusar a Pedro González Chow por el delito de lavado de divisas.

González es el capitán de la panga de pasajeros donde se encontró el termo cargado de dólares requisado el viernes. Él explicó que cuando cubría la ruta Bluefields-La Cruz de Río Grande, al pasar por Laguna de Perlas se detuvo a auxiliar a los tripulantes de otra embarcación que tenía el motor averiado, y que accedió a llevar a tres de ellos a Bluefields junto con el termo, sin saber qué era lo que llevaba adentro.   
Más tarde, el mismo Suárez, en conferencia de prensa, explicó que el Ministerio Público tiene cuatro posibilidades: una falta de méritos cuando no hay argumentos probatorios; una desestimación cuando no hay delito; una acusación cuando tienen todos los elementos (probatorios), y un por ahora, que es cuando mandan a investigar a la Policía en los casos fuertes, donde está involucrado el crimen organizado.

Suárez explicó que el fiscal auxiliar de Crimen Organizado, Boanerges Fornos, emitió una resolución en la que se toma en cuenta la declaración de los 12 pasajeros, quienes declararon que la participación de Pedro González fue auxiliar a los tripulantes de una embarcación que estaba varada.

“Yo no puedo ejercer acción legal en contra de una persona cuya única acción fue humanista, cumpliendo con las leyes que regulan la navegación acuática, por eso se notificó a la Policía para dejarlo en libertad. Sin embargo, la única persona que será investigada será Axel Waters, porque Pedro González manifestó que lo reconocía como la persona que montó el dinero en la panga”, expresó el fiscal.

Gerardo Suárez desestimó que González se haya negado a firmar la declaración en la que sale implicado Waters, un reconocido abogado costeño. “Ante mí, los fiscales Boanerges Fornos y Ariel Miranda, y la oficial Delia Guerrero, el panguero González dijo que conoce a Waters y lo señala como el que montó el dinero en la panga”, reiteró.

“Investíguenme”

Axel Waters Collado declaró que como profesional del Derecho, es respetuoso del trabajo de la Fiscalía, pero que le gustaría que le den los elementos que lo puedan vincular a la aparición de ese dinero (820 mil dólares).

“Ya di mi versión a la Policía; ni siquiera le deberían preguntar a González, porque desde el primer momento reconocí que ese día (viernes) yo venía en una panga de la zona de la desembocadura de Río Grande (de Matagalpa), con un cliente interesado en invertir en el pepino de mar, pasamos por el puesto de la Fuerza Naval, donde corroboraron la orden de zarpe y seguimos nuestro viaje”, explicó.

Waters dice que al pasar por la comunidad de Walpa, dos personas que iban en un cayuco, con un termo blanco con pescados, pidieron ser llevados en la panga y su cliente accedió.

Añade que al atravesar la Laguna de Perlas la panga se averió y fue así que terminaron en la otra embarcación que venía de La Cruz de Río Grande. “Incluso, ayudé a subir el termo de los dos señores que se montaron en Walpa, mientras mi cliente (que no identificaré en este momento) se quedó cuidando su panga”, relató.

Waters dice que al llegar a Bluefields se bajó de la panga de pasajeros, tomó un taxi y se fue, tras haber conversado con un policía de civil y con otro uniformado (comisionado Douglas Juárez), quienes le explicaron que había un operativo de rutina, y que les respondió que no conocía a los otros viajeros.

Finalmente, dijo que accedió a enseñar su cédula, credencial de abogado y portación de un arma corta que le ocupó la Policía como parte de las pesquisas. “No tengo nada que ocultar y me he puesto a disposición de las autoridades para que hagan sus investigaciones”, recalcó.

En tanto, el fiscal Suárez indicó que los 820 mil dólares serán custodiados por el Departamento de Evidencias de la Policía, “mientras avanzan las investigaciones donde la única cara visible hasta el momento es el abogado Axel Waters”, concluyó.