•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Ministerio de Salud (Minsa) en Nicaragua celebró hoy el III Congreso Internacional de Salud Materna para intercambiar experiencias sobre la prevención, manejo y atención de la salud de la madre en el período de gestación, según informaron medios del Gobierno.

Durante el evento, especialistas de Colombia, El Salvador y México, compartieron sus experiencias y conocimientos con las diferentes autoridades de salud, con el objetivo de lograr la reducción de la mortalidad materna y perinatal.

El Jefe del Servicio de Alto Riesgo Obstétrico del estatal Hospital Bertha Calderón y coordinador del congreso, Néstor Pavón, señaló que "el objetivo principal es garantizar que el personal médico que brinda atención en las unidades de salud, esté entrenado en los procesos de diagnóstico precoz y temprano, para atender los partos prematuros e identificación en los riesgos de embarazo".

Además, se desarrolló una mesa redonda en la que los países participantes dieron a conocer las estrategias que han impactado en la reducción de mortalidad materna, las líneas de acción para disminuir la tasa de cesáreas, y demás temáticas científicas para la protección a la vida. Por su parte, la doctora salvadoreña, Nancy Martínez, destacó que "la idea de este congreso es brindar enseñanzas sobre los principales problemas en la salud materna y perinatal".

Entre ellos, destacan la "restricción del crecimiento, que es uno de los principales problemas de mortalidad neonatal actualmente, pre eclampsia o problemas de hipertensión, cómo se aborda y cuál es el manejo, cómo podemos prevenirlo para mejorar la salud de la población".

Martínez añadió que la realización de estos congresos permite "mejorar toda la parte educativa o prevención en nuestros médicos, sobre todo, en el primer nivel de atención, porque ellos son el primer contacto hacia la población".

La mortalidad materna en Nicaragua se redujo de 112 por cada 100.000 nacidos vivos en 1992 a 52 por cada 100.000 nacidos vivos en 2016, una disminución de casi el 54 por ciento, según el Ministerio de Salud.

El 79,3 por ciento de todos los partos en el país centroamericano se daban en hospitales en 2006, en 2011 creció a un 89 por ciento y en el año 2016 pasó a un 95 por ciento, según datos oficiales.