•   Río Blanco, Matagalpa  |
  •  |
  •  |
  • END

Una quesera propiedad de hondureños y salvadoreños, ubicada en el barrio “Walter Calderón”, en Río Blanco, está contaminando el río del mismo nombre, afectando peces, ganado y a las personas que utilizan la corriente para bañarse, mientras las autoridades sanitarias son ciegas, sordas y mudas, debido a que no actúan, aseguraron los pobladores.

El hedor es insoportable y las aguas del río tienen un color blancuzco de tanto suero revuelto con químicos que afecta a los peces.

Los pobladores aseguran que los peces se llenan de pelotas en todo el cuerpo y luego mueren, debido a la contaminación, por lo que enviaron una carta a los delegados del Ministerio de Salud de la localidad, pero éstos no han hecho nada, ya que no ven adónde va a parar el suero que sale de la quesera.

Celio Velásquez Delgadillo y Ramón Solano, habitantes del “Walter Calderón”, aseguraron que en el barrio sólo tienen una fuente de agua para tomar, por lo que para lavar ropa y bañarse tienen que utilizar el río, lo que ahora es imposible, debido a que el agua corre blanca de puro suero y el hedor es insoportable.

Pedro Jarquín Martínez, otro poblador de la zona, señaló que si bien el río tenía focos de contaminación por las aguas negras que salen del centro del poblado, con la quesera la corriente está totalmente insalubre, lo que podría generar una epidemia.

Algunos productores que habitan cerca de la desembocadura donde sale el suero de la quesera, aseguran que muchas reses están padeciendo enfermedades después de tomar las aguas contaminadas con los desechos que son arrojados al río por las instalaciones donde se procesa el producto lácteo.

“Nosotros no estamos en contra de que trabajen, porque es un derecho que todos tienen, pero que adopten las condiciones higiénicas necesarias para no contaminar el ambiente, mucho menos las aguas del río, que es utilizado por la población, y de donde toma agua el ganado”, dijeron.

Dos puntos de contaminación

Los dueños de la quesera utilizan dos puntos para lanzar el suero al río Blanco, nombre que se le dio porque en el pasado sus aguas eran tan claras, que una persona lanzaba una moneda en una poza de cinco metros de profundidad y se veía desde arriba.

Hoy el río es blanco, pero de tanto suero que le cae. Uno de estos puntos llega directamente al río y otro de los puntos cae en un lugar llamado “Caño Sucio”, que luego desemboca en el río Grande.

EL NUEVO DIARIO comprobó en el terreno, cómo por medio de unas zanjas, los desechos van a caer a estas dos fuentes de agua que abastecen a los productores de la zona, pero además está afectando a peces y pobladores.

Roberto González, quien se bañaba junto a sus hijos en las contaminadas aguas, aseguró que por culpa de los dueños de la quesera han muerto los peces, y muchas personas ya están afectadas con granos en el cuerpo.

El delegado departamental del Ministerio Agropecuario y Forestal, ingeniero Alejandro Reyes, señaló que junto al Marena realizarán las investigaciones respectivas y tomarán las medidas necesarias para evitar que continúe la contaminación.

Intentamos comunicarnos con Erasmo Jarquín, Director del Silais Matagalpa, para ver qué papel tomará el Ministerio de Salud en este caso, pero se nos comunicó que estaba en una reunión y que nos regresaría la llamada, lo cual no ocurrió.