•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En tan solo 15 minutos, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) registró la noche del jueves cuatros sismos en las cercanías al sistema de fallas de la colonia Centroamérica, en Managua. Debido a la poca profundidad en que se dieron, algunos fueron percibidos por la población.

El reporte del Ineter indica que “existe la posibilidad de que la actividad sísmica se pueda reanudar para los próximos días”. 

Los sismos ocurrieron entre las 11:35 y 11:50 p.m. del jueves. El primero tuvo una magnitud de 2.0 en la escala de Richter y se registró a una profundidad de ocho kilómetros al norte del parque de la URSS.

El segundo, a las 11:43 p.m., fue de magnitud 2.1 y se dio a cinco kilómetros de profundidad, al oeste de la rotonda Jean Paul Genie; el tercero, un minuto después, con una magnitud de 2.6 y se registró a ocho kilómetros profundidad, 250 metros al sur de la rotonda Centroamérica. 

El cuarto sismo se dio a las 11:50 de la noche con de 2.2 de intensidad a 10 kilómetros de profundidad. Se situó 22 metros al sur de la iglesia Don Bosco.

“Los cuatro sismos están asociados a los segmentos de fallas secundarias del sistema de fallas de Centroamérica. Estos generaron el enjambre sísmico entre el 9 y el 14 de febrero. Se registraron en ese momento un total de nueve temblores”, detalló el Ineter en un reporte difundido por el Gobierno el mediodía de ayer. 

Vigilancia permanente

Debido a la actividad sísmica en la zona, el Ineter completó la instalación de 22 sismómetros alrededor de las áreas donde se han distribuido los epicentros y, en los próximos días, se estarán instalando tres estaciones sísmicas adicionales.

Claudio Romero, director del Instituto de Geofísica y Geología (IGG-Cigeo) de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, ha explicado que “cuando hay este tipo de fallas generalmente los sismos son superficiales y, aunque sean pequeños de magnitud, al ser superficiales la energía liberada es mayor y la gente los percibe más, y suelen causar bastante daño, digamos, cuando tenemos un sismo de cierta magnitud”.

El geofísico recordó que Managua está asentada sobre una zona con alta sismicidad y que, por tal razón, se pueden presentar movimientos telúricos constantemente. En caso de que los temblores continúen, Romero insistió en que se debe guardar la calma y seguir las recomendaciones de las autoridades.

A nivel nacional, entre jueves y viernes se produjeron dos sismos en las costas: uno en Padre Ramos (Chinandega) y el otro en Pochomil (Managua).