•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El teniente Olmo Noguera, jefe de Operaciones del Benemérito Cuerpo de Bomberos, afirmó que el uso de drones es sustancial porque así podrían dimensionar el impacto que está generando el evento adverso, llámese incendio forestal, estructural, inundaciones, terremotos o deslave.

Noguera explicó que en el caso de los incendios forestales conocerían la topografía del terreno, el avance del fuego, la dirección y cambios que podría tener, asimismo apoyados con otras herramientas para poder medir la velocidad del viento y la presión atmosférica.

“En un desbastador terremoto, el dron vendría ayudarnos y sería una herramienta muy importante, porque sabríamos la capacidad destructiva que estaría dejando ese evento adverso y así armar escenarios de trabajo para hacer una buena distribución del personal”, mencionó el jefe de operaciones.

Refirió que sus homólogos costarricenses utilizan esa herramienta y, compartiendo experiencias con ellos, han revelado que les ha servido de mucha ayuda, porque así se han replanteado cada uno de los objetivos, las estrategias y tácticas que van a utilizar para la atención de ese evento que están atendiendo.No solamente puede ser una cámara de video, también puede ser una cámara térmica. AFP/END

“No es lo mismo poder ver de manera horizontal a que tengan un plano general, aéreo o una panorámica del evento que está sucediendo o que sucedió. Es el único país que nos ha comentado su experiencia con los drones”, dijo Noguera.

También recalcó la importancia que utilizar los drones en los ejercicios multiamenazas, porque ayudaría a evaluar esa práctica de prevención en tiempo real y luego las familias nicaragüenses puedan darse cuenta de cómo están trabajando, de cómo están organizados. 

“De ese ejercicio pueden detectarse las fortalezas y debilidades que tenemos para ser mejores cada día y poder hacer estas prácticas para estar mejor preparados”, indicó el operador del Benemérito Cuerpo de Bomberos. 

Visión amplia y rápida

Ricardo Pérez Aráuz, decano de la Escuela de Ingeniería de la universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), expresó que existen fenómenos que a su paso dejan destrucción, lo cual bloquea las vías de acceso para que las personas puedan ser atendidas por la ambulancia, los bomberos, la policía e inclusive por el ejército.

“Los drones permiten tener una visión amplia y rápida de la zona de desastre, esto permitiría en un futuro poder identificar dónde hay heridos, qué zona tiene vía de acceso alterna o dónde puede haber sobreviviente, porque hay lugares donde puede tardar hasta dos días en llegar”, comentó Pérez.

Agregó que no solamente puede ser una cámara de video, también puede ser una cámara térmica, por lo general la temperatura del cuerpo difiere del ambiente que nos rodea y si existe algún movimiento se pude pericibir que hay una persona viva.Los drones ayudaría a evaluar esa práctica de prevención en tiempo real . AFP/END

“El mar es un espacio abierto y al rescatista le tomaría cierto tiempo poder llegar donde está la persona afectada, entonces, en otros países han tenido la experiencia que los drones van equipados con salvavidas y lo que hace es que se desplaza a una velocidad muchísima mayor de la que se puede desplazar cualquier humano”, indicó el especialista.

Pérez sostiene que hay drones que vienen equipados con salvavidas, entonces se envía el dron, se coloca sobre la persona y lanza el salvavidas para mientras llega el rescatista, asumiendo que la persona está consciente.

“Lo lamentable es la prohibición que existe (de tenerlo), supuestamente para evitar una catástrofe aérea, sino estuviese regulado. En Nicaragua no tenemos  esa experiencia, pero si otros países donde los drones eran utilizados en espacios aéreo,  los aviones se manejaban en espacios bajos y podía estrellarse en una turbina y causar una catástrofe”, comentó el especialista.

Recientemente, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) recibió una propuesta de normativa para la regulación de las operaciones de drones en Nicaragua, de seis cámaras, que recoge experiencias de Estados Unidos, Europa y países centroamericanos.