•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Xiomara Díaz y Patricia Ayerdis, dos exestudiantes de diferentes programas de becas del Gobierno de Estados Unidos, diseñaron un innovador proyecto que pretende enseñar computación, programación web y robótica a niñas y adolescentes de diferentes comunidades de Granada.

El proyecto denominado “Club de computación, programación y robótica para niñas en Granada”, fue enviado a un concurso mundial dirigido a exestudiantes de programas educativos de Estados Unidos y es ejecutado por la donación de US$14,000 tras destacar entre, al menos, 1,000 propuestas de todo el mundo, según la embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura Dogu.

Ser parte de una de las 53 propuestas ganadoras fue una sorpresa para las creadoras del proyecto. “Siempre estuve clara que es una competencia muy reñida, hay gente de tantos países con tanto potencial que no di por hecho que íbamos a ganar”, confiesa Xiomara. 

Actualmente, 11 niñas y adolescentes de entre 11 y 17 años, originarias de diferentes comunidades de Granada, son beneficiadas con las clases sabatinas impartidas en la sede de la organización Up Nicaragua, en el centro de la ciudad. 

Solo para niñas

El curso inició hace cuatro meses y tiene una duración de nueve. El proyecto solo incluye a niñas. “Ellas son las que siempre se han encontrado en desventaja por muchísimo tiempo. Esta es una forma ágil para ir cerrando la brecha entre mujeres y hombres en cuanto al acceso a educación y tecnología”, argumenta Xiomara Díaz. Helen Mendoza, una adolescente de 17 años, camina durante 40 minutos para poder llegar todos los sábados a sus clases. Está interesada en aprender a desarrollar páginas web porque dice que le serán de gran ayuda en su formación académica. 

Estudiante de primer año de una carrera técnica en arquitectura, Mendoza, originaria de la comunidad El Pantanal, sostiene que esta oportunidad mejorará su calidad de vida. 

“Voy a contar con una nueva y demandada habilidad para conseguir un trabajo. Además de que en este tiempo he descubierto que me gusta y, todo lo que tiene que ver con la tecnología, es un mundo nuevo e interesante”, comenta. Las creadoras del proyecto, Xiomara Cruz (I) y Patricia Ayerdis (D), junto a la embajadora Dogu (Centro). Melvin Vanegas/END

Por su parte, la coautora del proyecto, Xiomara Díaz, agrega que “en Granada hay una industria turística que está creciendo y para que las niñas de hoy, que son quienes van a formar parte de la fuerza laboral en el futuro, puedan participar de una forma sostenible deben estar capacitadas en materia tecnológica”.

Impacto

Los beneficios de capacitar a niñas y adolescentes en habilidades tecnológicos van más allá de las oportunidades laborales que puedan tener. 

Para poder culminar el curso, deben presentar un proyecto final, explica Patricia Ayerdis, beneficiaria de la Beca Fulbright, de Estados Unidos. Algunas hablan de tratar de incidir en temas como la inseguridad en sus comunidades, los embarazos adolescentes y mejorar los hábitos alimenticios, detalla.

“Esta idea va tener un impacto muy grande. Las niñas no solo adquieren conocimiento en computación, sino que tendrán confianza en sí mismas y enfocan sus actividades para mejorar sus comunidades”, dice la embajadora Dogu, quien ayer visitó a las beneficiarias.

“Lo más lindo ha sido ver la curiosidad de las niñas y la rapidez con la que absorben la información. Se han empoderado y han querido hacer de este proyecto uno social: investigan, se apoya e inciden”, afirma Ayerdis. 

Las clases que reciben estas niñas son completamente gratis. Una vez que culminen las 11 beneficiarias actuales, buscarán otro grupo de niñas y en un futuro las autoras del proyecto prevén impartir los cursos en otras ciudades a precios módicos.