•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, LauraDogu, aseguró ayer que Francis Rooney, el congresista republicano que había respaldado abiertamente la Nica Act y que ahora está contra ella, no tiene voto en el Senado y la iniciativa ya fue aprobada en la Cámara Baja, donde él es miembro. 

“Este congresista es de la Cámara Baja y ellos ya han aprobado la Nica Act. En este momento el voto está pendiente en el lado del Senado y él (Rooney) no es miembro de esta Cámara (Alta). Lo que entiendo es que está hablando con varios senadores, pero ahí no tiene un voto”, afirmó Dogu a El Nuevo Diario

En octubre pasado, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Nica Act y luego, en diciembre, el proyecto llegó al Senado. Desde un comienzo, Rooney fue uno de los que lo firmó e impulsó, pero ha cambiado de parecer.

Según el diario estadounidense The Miami Herald, Rooney en la actualidad está cabildeando en el Congreso de Estados Unidos una campaña para rechazar la Nica Act, junto a un empresario de Nicaragua.

La Nica Act (Nicaraguan Investment Conditionality Act) pretende exigir a los representantes de los Estados Unidos en las instituciones financieras internacionales que utilicen el voto y la influencia de ese país para oponerse a cualquier préstamo a Nicaragua —que no sea para satisfacer las necesidades humanas básicas o promover la democracia— a menos que haya mejoras democráticas, según el texto de la iniciativa.

Proceso

Para que la Nica Act sea una ley, deberá ser discutida y aprobada por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado y luego tendría que ser discutida en el plenario del mismo, y posteriormente enviada al presidente Donald Trump, quien decidiría si la aprueba o la veta, según ha explicado el exembajador de Nicaragua en Washington y excanciller, Francisco Aguirre Sacasa.

“Yo no puedo comentar qué va pasar exactamente porque tenemos una separación de poderes en los Estados Unidos entre la parte del Ejecutivo, a cargo del presidente (Donald) Trump, y la parte legislativa que está a cargo de la Cámara Baja y el Senado”, expresó la embajadora Dogu. 

El Gobierno de Nicaragua ha rechazado la Nica Act, calificándola como irracional y ofensiva.