•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Programa Universidad en el Campo (Unicam) tendrá unos 3,000 alumnos este año, cuando el 10 de marzo inicien las clases dominicales, sabatinas y quincenales en las aulas de escuelas públicas ubicadas en remotas comunidades del país, indicaron autoridades de la Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).  

Unicam inició en el 2011 con el respaldo de la Unión Europea, desde entonces la UNAN-Managua desarrolla un plan que permite llevar la educación superior a 236 comunidades de 15 municipios. 

“Gracias a este programa estoy a punto de coronarme como ingeniero”, dijo Eduardo Montoya, estudiante de quinto año de la carrera de Ingeniería en Desarrollo Rural Sostenible. 

Montoya tiene 34 años y vive con su familia en Mulukukú.  Él posee el título de Técnico Superior en Desarrollo Rural Sostenible, precisamente lo consiguió luego de cumplir sus primeros tres años de estudio en el programa Unicam.  

Apoyo edilicio 

El vicerrector de docencia de la UNAN-Managua, Hugo Gutiérrez Ocón, explicó que el Unicam se desarrolla con el respaldo de las alcaldías, las cuales se comprometen a financiar la aplicación de este programa durante los tres primeros años de estudio, lo que permite otorgar el título de Técnico Superior a quienes completen este período.  

“Las alcaldías asumen el pago de los profesores y viáticos de alimentación, hospedaje y transporte.  Se imparten carreras para contribuir al desarrollo local. Las alcaldías identifican cuáles son las carreras que necesita la localidad”, señaló Gutiérrez.

“Los docentes, en su mayoría son de la zona, imparten las disciplinas de Desarrollo Rural Sostenible, Topografía, Enfermería y disciplinas de la ciencia económica y de la educación”, agregó. 

Los primeros tres años de estudios para adquirir el título de Técnico Superior son patrocinados por los gobiernos municipales, luego, la UNAN-Managua asume el financiamiento que permite a los estudiantes mantenerse en el programa dos años más para coronarse como licenciado o ingenieros, explicó Gutiérrez.

Enfoque en desarrollo local

Las alcaldías participan en la selección de los estudiantes, quienes no hacen exámen de ingreso. Los bachilleres no tienen que trabajar en las alcaldías, pero sus estudios deben enfocarse en la visión de desarrollo de sus comunidades, comentó Gutiérrez.

 Las clases no se imparten en los recintos universitarios, sino en las escuelas rurales o salones de las municipalidades hasta donde los docentes deben viajar. 

“Me bachilleré en Mulukukú y después estuve sin estudiar seis años.  Reinicié mis estudios universitario cuando la UNAN llegó con este programa a mi municipio, primero me convertí en técnico superior y este año, Dios primero, me graduaré de ingeniero en Desarrollo Rural Sostenible”, señaló el estudiante Eduardo Montoya.   

“Durante los primeros tres años de estudio no pagamos nada,  ahora sí pagamos matrícula, pero en otro lado la gente paga hasta por el aire”, agregó Montoya. 

“Es una bendición poder desarrollarse sin dejar la localidad, vivo a cargo de la finca de mi familia. No podía salir  a estudiar a Managua, hubiese sido complicado”, comentó el estudiante. 

“Con el estudio superior se visualizan mejor las cosas, uno dice; aquí en este terrenito falta algo, como una plantación de marango, de malanga, cosas que no sabías que podías hacer con la tierra”, reconoció.      

“Mis vacas que me daban dos o tres litros de leche, ahora me dan cinco o seis, aprende uno que no se trata solo de que la vaca coma zacate, agua y sal, sino de proteínas, minerales, carbohidratos”, comentó.

“Ahora estoy implementando la ganadería tabulada, la vaca ya no está en el potrero, sino que en su cuartito con su comida, su agua, sus minerales, sus vitaminas, es decir, como si la vaca fuera cerdo, creada de la misma manera”, enfatizó. 

Imparten 13 carreras

En el 2018 un grupo de 121 estudiantes de distintas comunidades continúan sus estudios para graduarse como ingenieros en Desarrollo Rural Sostenible, pero son 13 las carreras que se imparten y en el proceso participan unos 200 docentes. 

“La educación superior está llegando a las comunidades más alejadas. Por ejemplo, en el municipio El Castillo, entre las comunidades a las que damos cobertura está Buena Vista,  hasta donde se llega  viajando hora y media en panga para llegar a Sábalo y de ahí se toma un transporte colectivo para ir a Buena Vista”, dijo la ingeniera Mirtala Espino Bravo, docente del programa Unicam y coordinadora del mismo en Chontales y Río San Juan.  

Este año hay programada dos graduaciones en Buena Vista, una en ingeniería  de Desarrollo Rural Sostenible y otra en Técnico Superior en la misma disciplina, agregó la docente.

“Las clases se imparten en escuelas públicas, se trabaja en coordinación con el Ministerio de Educación ( Mined). Las clases prácticas se hacen en fincas de productores de la zona o del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria)”, sostuvo Espino. 

“Siempre hay deserciones de alumnos por motivos económicos y de salud. También porque estudiantes mujeres, que eran solteras se han casado y los maridos no les han permitido seguir estudiando”, señaló Espino. 

Emprendimiento e innovación

El programa incluye un “módulo de emprendimiento e innovación para formar emprendedores y empleadores”, comentó la docente Mirtala Espino Bravo.  
“Un grupo de estudiantes tiene un proyecto de fabricación de vino de Jamaica. Deben defender el título presentando un proyecto y se evalúa la implementación de los métodos y los resultados”, sostuvo Espino.

“Estudiantes de Desarrollo Rural Sostenible en Río San Juan han emprendido un proyecto de elaboración de galletas de chocolate y de cacao molido en polvo”, enfatizó.