elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El líder cubano Fidel Castro se reunió durante casi cuatro horas con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, con quien conversó sobre la recién celebrada Cumbre de las Américas, según una nota oficial. Ortega y su esposa Rosario Murillo llegaron a la medianoche de lunes a martes, procedentes de Puerto España, y esta mañana fueron recibidos por Castro en su casa, donde convalece de la enfermedad que lo alejó del poder hace casi tres años.

"Se reunieron para conversar durante casi cuatro horas sobre el desarrollo, los incidentes y los resultados de la Cumbre de las Américas", según el texto leído en la televisión local, sin que se difundieran imágenes del encuentro. Castro citó en un artículo publicado ayer gran parte del discurso que hizo el presidente nicaragüense en la inauguración de la Cumbre, donde ante el presidente Barack Obama reseñó la historia de "agresiones" de Estados Unidos contra Nicaragua.

Daniel entregó borrador a líder cubano
El líder comunista, de 82 años, destacó las palabras que dijo en una ocasión Ortega al entonces presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter: "Nicaragua no tiene que cambiar, los que tienen que cambiar son ustedes". "Daniel ofreció un profundo discurso y desempeñó después un destacado papel en la recién finalizada Cumbre de las Américas", destacó la nota oficial de hoy. Ortega estuvo en La Habana a principios de abril, cuando entregó al ex presidente cubano el borrador de la declaración final de la Cumbre, que concluyó sin firma del documento, debido sobre todo al caso de Cuba.

En la Cumbre, los presidentes de América Latina reclamaron el levantamiento del embargo impuesto por Washington a Cuba hace 47 años y el retorno de la isla a la Organización de Estados Americanos, OEA, de donde está suspendida desde 1962. En un comentario de prensa publicado este martes, Castro criticó la "euforia" de algunos presidentes que participaron en la Cumbre y la declaración final por elogiar a la OEA, a la que tilda de "infame" y a la que Cuba dice no quiere volver.