•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, llamó a “rendirles el sombrero (homenaje)” a las mujeres, en especial a las madres trabajadoras y a las profesionales, a una semana de que se conmemore el Día Internacional de la Mujer.

“Quisiera, en primer lugar, dar un saludo a las mamás (...) que a veces tienen que trabajar desde las 4 de la mañana (...), a esas mujeres tenemos que rendirles el sombrero y luego a todas las mujeres profesionales, yo creo que en nuestro país tenemos, en todos los ambientes, mujeres verdaderamente grandes”, dijo el cardenal luego de concluir la misa dominical en la Catedral Metropolitana de Managua.

En Nicaragua, un país de mayoría católica y donde predomina la cultura machista, las familias suelen crecer bajo matriarcados, especialmente porque es normal encontrarse con madres solteras.

Brenes aprovechó para manifestarse en contra de la violencia machista, que ha cobrado la vida de 9 mujeres en lo que va del año y que terminó en la muerte de 58 en 2017, según organizaciones feministas.

En Nicaragua el 51 por ciento de sus habitantes son mujeres y el 49 por ciento son varones, según el Instituto Nacional de Información para el Desarrollo (Inide).

Viaje al vaticano

Brenes anunció también un viaje al Vaticano, donde se reunirá con el papa Francisco, como miembro de la Comisión Pontificia para América Latina, que informa al pontífice sobre la situación de la Iglesia católica en la región.

“Hoy por la tarde tengo que salir a Roma, a un encuentro que el santo padre me ha invitado, para participar en la Comisión Pontificia para América Latina”, dijo el cardenal, en la misa dominical desde la Catedral Metropolitana de Managua.

La visita de Brenes al Vaticano tiene especial importancia en Nicaragua, no solamente porque se trata de un país predominantemente católico, sino también porque algunos de los religiosos más influyentes del país han criticado al Gobierno de Daniel Ortega por supuestas acciones en contra de los derechos humanos.

El cardenal nicaragüense, una de los personajes más respetados en su país, fue motivo de aplausos al terminar la misa dominical, debido a que no estará entre sus feligresas el próximo 7 de marzo, cuando cumpla 69 años, debido a la reunión con el papa Francisco.

Brenes agradeció a Dios, a la iglesia y a los creyentes, por tener una vida dedicada al sacerdocio. En Nicaragua el 58.5 por ciento de los 1.3 millones de habitantes afirma que profesa la religión católica.