•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ruta que va desde la carretera Masaya pasando por la colonia Centroamérica hasta llegar al mercado Roberto Huembes se congestiona de vehículos en las primeras horas de la mañana y al final de la tarde.

Quienes usan a diario esa vía no deben perder la esperanza de tener mejor acceso a Managua, ya que la municipalidad tiene guardado un proyecto con el cual se piensa agilizar el paso por esta zona.

El proyecto de ampliar la pista La Solidaridad es parte de la mejora para el tercer anillo vial propuesto en la planificación del Plan Maestro para el Desarrollo Urbano del municipio de Managua, hecho por especialistas de la Cooperación Internacional del Japón (JICA) y que la municipalidad ya adelantó desde agosto de 2014, en 2015 y 2016 con el paso a desnivel de Rubenia y dos tramos de carretera.

ENDEsto inicia desde el paso a desnivel a los semáforos del Hospital del Niño, de ahí hasta los semáforos del mercado Roberto Huembes, con una  extensión de 2 kilómetros, con una inversión de aproximadamente C$290 millones. Originalmente el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, consideró la continuación inmediata de las siguientes etapas, pero la atención finalmente se centró en ampliar la pista Juan Pablo II (JP II). 

Entre las explicaciones estaba el apremio por liberar la JP II, por ser una vía céntrica que atraviesa la ciudad, y por otra parte apostando a que la vía alterna entrando por Esquipulas estaría lista para dar un descanso a la carretera Masaya y la colonia Centroamérica; mientras se termina el proyecto JP II.

El futuro proyecto en pista La Solidaridad pretende pasar la carretera de cuatro a seis carriles, ir al sur desde los semáforos del Hospital del Niño, construir un paso a desnivel en el mercado Huembes y seguir la vía hasta la rotonda Universitaria. Hacia el norte, continuar ampliando la vía desde el paso a desnivel Rubenia, para seguir al norte, primeramente a la rotonda La Virgen y llegar hasta el paso a desnivel de Portezuelo.

El ingeniero vial Armando Izabá considera la necesidad de despejar este paso, ya que es un “cuello de botella” con por lo menos una década de sufrir ese problema que cada año se agudiza más, en una vía de cuatro carriles, donde transitan al día 45,134 vehículos.

“Transitar por carretera Masaya es un viaje en proceso muy lento y podés perder entre 40 minutos y una hora para salir a otro punto horrible, que es la Centroamérica. Una cantidad de vehículos toma hacia el oeste por Altamira, pero muchos tienen que continuar al norte, hacia el mercado Roberto Huembes. Eso es terrible y desesperante, en especial si esa es tu vía a seguir a diario para ir al trabajo”, alegó Izabá.

El estudio del JICA señala que por la vía de la colonia Centroamérica hasta los semáforos del mercado Roberto Huembes, en la hora pico entre las 7:00 a.m. y las 10:00 a.m., la velocidad promedio es de 10 a 20 kilómetros por hora en la banda derecha de sur a norte; en la banda izquierda o de norte a sur la velocidad baja en un promedio de entre 1 a 10 kilómetros por hora. 

Vista general de un tramo de la pista Solidaridad. Archivo/END

En el caso de la hora pico de 4:00 p.m. a las 7:00 p.m. la situación es peor: la velocidad promedio es de 1 a 10 kilómetros por hora en ambos carriles.

Izabá señala que parte del problema tiene que ver con la cantidad de unidades de transporte urbano y departamental; ocho de estas cruzan la zona hasta Altamira, pero buses departamentales son entre seis y siete que llevan una velocidad lenta y se detienen hasta diez minutos en las paradas para recoger pasajeros.

“Las unidades de transporte público obstaculizando el paso en una carretera de cuatro carriles es terrible. Algunas de estas unidades ni siquiera utilizan la bahía para buses en la llamada parada oeste del centro comercial”, dijo Izabá considerando que debe ser apremiante esta vía.