•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde hace tres años, un grupo de jóvenes de la iglesia El Calvario de la ciudad de Masaya, organizan una colecta de dinero bajo el lema “Tarritos de Amor”, una actividad realizada con el objetivo de brindar comida, medicina, ropa y abrigos a niños huelepegas que viven en las calles.

Según los organizadores, el evento se viene realizando cada año para darles a un total de 40 niños que viven en condiciones deplorables en barrios, puentes y avenidas.

La colecta arrancó la primera semana de marzo y se extenderá hasta la primera de abril.

“Esta idea nació con una experiencia que tuve con un niño que estaba bajo los efectos alucinógenos de la pega, al cual ayudé con comida, desde entonces hemos venido un total de 15 voluntarios desplazándonos año con año para lograr esta meta y recolectar el dinero que más se pueda, porque nunca tenemos una meta fija”, dijo Ronald Gracia, organizador.

Gracia explicó que “con el dinero compramos cosas necesarias como medicamentos, alimentos para dar desayunos y cena, también ropa que necesiten los niños, que en su mayoría se han ido de sus hogares o son abandonados por sus propios familiares y ante ese rechazo ellos se refugian en el vicio del pegamento”.

Margarita Ordóñez, voluntaria, comentó que “nuestra mayor satisfacción es ver el rostro de agradecimiento que tienen estos niños, al recibir lo que con muchos esfuerzos les damos, invitamos a la población a que apoyen este tipo de actividades, recuerden que hoy por mí, mañana por ti, nunca se sabe cuándo vamos a necesitar de otras personas”.

“Invitamos a las instituciones que busquen alternativas para albergar a estos menores, que les den educación y sobre todo que puedan ser rehabilitados para darles una mejor vida, el cambio lo podemos hacer ahora”, dijo Ninoska Valdez, participante.

Los organizadores esperan que las personas de buen corazón puedan realizar cualquier tipo de donativos, el cual pueden ir a dejar a la iglesia El Calvario de la ciudad de Masaya.