•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque parecieran temas disociados, ética y economía están íntimamente relacionados, sostuvieron los especialistas Óscar Neira y Eduardo Solórzano durante el foro denominado Ética, Política y Economía, desarrollado en la Universidad Americana (UAM).

Neira destacó que, desde una perspectiva histórica, los postulados económicos como propiciar el bien común, generar riqueza tanto para el Estado como para el pueblo y satisfacer las necesidades, ocupan un lugar importante dentro de la filosofía y, por tanto, tienen un origen ético.

“Básicamente la ética establece cuáles son los fundamentos racionales en la conducta de las personas y hay una acepción de la racionalidad económica que tiene que ver con valores”, argumentó Neira.

El especialista sostuvo que la carencia de valores éticos en la práctica económica se traduce en egoísmo y codicia, lo cual se ve reflejado en “la explotación de los recursos naturales, fraudes, corrupción y que no son algo sano para la economía”, dijo. 

Formación de pensamiento crítico

Neira agregó que la enseñanza de la ética desde una perspectiva económica “debe promover que los futuros economistas puedan desarrollar un punto de vista cognitivo, que les permita desarrollar un pensamiento crítico “para poder pensar críticamente fenómenos socioeconómicos e institucionales”.

Por su parte, Solórzano enfocó su exposición en la necesidad de que las academias puedan aprovechar las nuevas tecnologías de la información (TIC) durante la enseñanza de la economía.

“Construir un humanismo ético y una filosofía vinculada con la época actual, con tecnología de punta, redes sociales y las TIC”, propuso Solórzano.

A renglón seguido, el catedrático sostuvo que el principal reto de la época actual está referido a conseguir que, a pesar de los grandes avances tecnológicos, esta tecnología pueda estar centrada en el desarrollo del ser humano “y que sea impulsado por varios valores positivos, tal como el pensamiento crítico.

Ambos catedráticos dieron inicio al ciclo de conferencias sobre ética que desarrollará el Instituto de Ética, Valores y Desarrollo, adscrito a la UAM, que es dirigido por el filósofo y jurista Alejandro Serrano Caldera.