•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras miles de personas en diferentes ciudades de Nicaragua marchaban ayer en el Día Internacional de la Mujer para pedir un cese a la violencia machista, Johana Meza, una embarazada de 30 años, fue asesinada en Santa María de Pantasma, Jinotega, supuestamente, por su pareja Noel Cruz, de 34, quien luego de cometer el crimen se dio a la fuga. 

La información fue confirmada por Francisca del Carmen Espinoza, coordinadora de la Asociación de Mujeres Nicaragüenses Luisa Amanda Espinoza (Amlae Jinotega).

 Marcha exige fin a violencia de género en Nicaragua en Día Internacional de la Mujer

El femicidio ocurrió en la comunidad El Guácimo. Versiones preliminares indican que Noel Cruz habría asesinado a su pareja de una cuchillada en el pecho. La víctima deja en la orfandad a un niño de cinco años y una niña de nueve meses. La Policía Nacional investiga el hecho y da persecución al supuesto femicida. 

Johana Meza había denunciado  a su pareja por violencia física y sicológica en la Policía Nacional, según la organización Amlae. 

Crímenes en aumento

Con la muerte de Johana Meza se eleva a 12 la cantidad de mujeres asesinadas en lo que va del año en Nicaragua. Una de las víctimas fue decapitada en El Castillo, Río San Juan, una anciana de 98 años fue acuchillada en Bluefields y el cuerpo de una niña de 12 años fue encontrado dentro de un pozo en Pueblo Nuevo, Estelí.

 Un juez implacable contra el machismo

Precisamente, el cese a la violencia de género fue una de las principales demandas que diferentes organizaciones hicieron durante las marchas de ayer. 

En Managua, el recorrido partió de las afueras del Colegio Teresiano y concluyó en las afueras de la Universidad Centroamericana y fue encabezado por madres, hermanas e hijos de víctimas de femicidio.

Sobre la carretera a Masaya no solo marcharon mujeres aglutinadas en movimientos, hubo también estudiantes, madres y padres de familia y jóvenes, quienes con pancartas en mano y al grito de consignas también piden un cese a la violencia machista que aqueja a Nicaragua.

 Te interesa: Mayoría de femicidas son jóvenes y urbanos

“Vine porque me siento indignada de ver cómo los hombres están matando a las mujeres solo porque sí, quise unirme para que quienes sufren violencia vean que hay unidad y se decidan a denunciar y acabar con ese círculo de violencia del que son víctimas”, comentó Gloria Mairena Sánchez, de Managua.

Además de Managua hubo manifestaciones en Matagalpa, León, Masaya, Bluefields, Bilwi, Chinandega y Pueblo Nuevo, Estelí.

Gobierno reconoce que hay trabajo por hacer 

En un mensaje firmado por la vicepresidenta Rosario Murillo, el Gobierno reconoció que “es precisamente en el campo de la relación entre mujeres y hombres de todas las edades, que nos hace falta profundizar un trabajo que arroje como resultado la progresiva disminución de la violencia y el irrespeto de género”.

 UE presenta campaña en Nicaragua con motivo del Día Internacional de la Mujer

“En las relaciones humanas desde la escuela, en la familia, en la pareja, en la comunidad y las comarcas, todavía, desgraciadamente, prevalecen rasgos de una cultura machista, negadora, que se expresa en círculos íntimos, en vínculos afectivos, y también en relaciones y ambientes laborales, sociales y políticos (…)”, escribió Murillo. 

Reconocen logros

Las organizaciones que convocaron a la marcha en Managua, además de plantear los desafíos en la prevención y erradicación de la violencia, manifestaron que es necesario conseguir una mayor igualdad salarial y laboral entre hombres y mujeres, pero también reconocieron los avances. 

“Ahora las mujeres tienen más acceso a la tierra, a la educación en todos sus niveles, ocupan cargos en todos los ámbitos de la vida productiva y pública. Hemos tenido candidatas a distintos cargos y hay quienes dirigen grandes empresas e instituciones y eso nos satisface, nos llena de mucho orgullo”, aseguró Evelyn Flores, de la Red de Mujeres Contra la Violencia. 

Piden capturar al asesino de niña en Pueblo Nuevo

Flor Adelina Espinoza, la mamá de una niña de 12 años que fue violada, asesinada y cuyo cuerpo fue lanzado a un pozo en  Pueblo Nuevo, encabezó ayer una marcha convocada por la Fundación Entre Mujeres (FEM), del departamento de Estelí, donde pidió a las autoridades policiales, que capturen a Rommel Castellón, señalado de ser el autor intelectual del crimen.

“Estoy sufriendo inmensamente por la muerte de mi hija. Mi familia y yo sentimos miedo porque Rommel no ha sido capturado”, dijo Espinoza, entre sollozos.

Por este crimen, cometido el 24 de noviembre del año pasado, la Policía solo tiene capturado a Yorbin José García López, señalado de ser cómplice de Castellón. 

Juanita Villarreina, de la FEM, dijo que marcharon demandando justicia por las víctimas de femicidios en Estelí, departamento que ya registra tres crímenes similares.