•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 20 guardas de seguridad de la empresa Ultranic, así como conductores de Cargill Nicaragua, recibieron un taller sobre el acoso callejero, como parte de una campaña de la Cámara de Comercio Americana en Nicaragua (AmCham) para prevenir este delito. 

Los talleres son impartidos por miembros del Observatorio Contra el Acoso Callejero, con quienes también se impulsará una campaña pública con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, explicó María Nelly Rivas, presidenta de la junta directiva de AmCham.

Rivas detalló que la campaña incluye diversas actividades, entre ellas la implementación de talleres impartidos por el Observatorio Contra el Acoso Callejero, a guardas de seguridad y conductores de empresas en Nicaragua.

“Un pilar fundamental ha sido la educación en todos los niveles y en ese sentido estamos comprometidos en integrar en este proceso de educación a los hombres, porque todos y todas somos responsables en las soluciones”, señaló la coordinadora del Observatorio Contra el Acoso Callejero, Estrella Lobo.

En Ultranic, por ejemplo, el 70% del personal está compuesto por hombres, explicó Carolina Jirón, jefa del área de gestión humana de la empresa.  

“Las mujeres día a día luchamos contra esto (el acoso callejero). Ellos (los guardas) están logrando entender la diferencia entre el acoso y el piropo, y estamos hablando de estos temas a todo nuestro personal. Creemos que podemos hacer la diferencia”, aseguró Jirón. 

Antecedente 

El tema ha sido objeto de debate luego de que una joven de Managua hizo una denuncia a través de Facebook, en la que acusó a un guarda de seguridad de un restaurante de comida rápida de acoso porque le dijo “adiós”.

Según datos del Observatorio Contra el Acoso Callejero en Managua 9 de cada 10 mujeres asegura haber sido víctima de acoso.

Claudia Neira, de la junta directiva de AmCham y coordinadora de la campaña, dijo que más allá de ese antecedente, “hay casos viralizados y otros no, hay mucho silencio y desinformación sobre el tema y queremos ser parte de esta unión de voces que busca la equidad”.

El acoso callejero debe ser considerado un problema, explica la socióloga y máster en Género, María Teresa Blandón, “porque refuerza actitudes abusivas, viola el derecho de las mujeres a circular libremente en el espacio público e instala la idea de que las mujeres deben someterse al escrutinio masculino, que es de carácter sexual”.