•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El anuncio del papa Francisco sobre la futura canonización de monseñor Óscar Arnulfo Romero llenó de alegría y orgullo, no solo al pueblo salvadoreño, sino también al pueblo de América Latina y el mundo, afirmó a El Nuevo Diario el padre José Alberto Idiáquez, rector de la Universidad Centroamericana (UCA).

Monseñor Romero será recordado como el hombre que en sus homilías no se cansó de denunciar las violaciones a los derechos humanos, perpetrados por el gobierno de la época. Fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por escuadrones de la muerte de derecha.

¿Cómo tomó el anunció del Papa Francisco sobre la canonización de Monseñor Romero?

Primero hay que aclarar que a monseñor Romero, el pueblo salvadoreño y el pueblo pobre de América Latina ya lo habían beatificado y canonizado. Existe un poema de monseñor, Pedro Casaldáliga que está en Amazonia, en Brasil, que se lo dedicó a él (Romero) y ya le había dicho San Romero de América.

 El santo cuzcatleco

Que el papa Francisco lo canonice, pues bueno, a monseñor Romero, conociéndolo, porque tuve el privilegio de estar en unas homilías de él y viví con los jesuitas que asesinaron en los años 80, entonces es un orgullo para la Iglesia católica canonizar a un hombre como monseñor Romero.La canonización de monseñor Romero significa muchas cosas importantes, es cómo la justicia divina se puede mirar en la tierra”. Archivo/END

¿Qué recuerdos tiene de Monseñor Romero?

El pueblo salvadoreño, donde viví once años, viví lo más fuerte de la guerra,  siempre lo tiene como un Santo, porque si ustedes van a ver su cuarto, si van a ver dónde lo asesinaron, allí hay una energía muy positiva. Se siente algo doloroso, pero hay algo, ese hombre era un santo realmente. Era un hombre humilde, que sufrió mucho, conoció de la traición, el abandono, la solidaridad y conoció lo que era la fuerza de la gente rica que lo despreció después que pensaban que iba a ser manipulado, pero ante tanto asesinato de tanta gente pobre, pues él (Romero), su corazón tenía que decir otra cosa si estaba cerca de Dios.

 El pensamiento de Romero

¿Qué mensaje tenía la canonización?

Significa darle un lugar al pueblo pobre, porque él (Romero) decía que: “Yo resucitaré en el pueblo pobre, en el pueblo marginado”. Entonces la gente campesina con la que estuvo, con la gente que lo lloró cuando lo asesinaron, es la que se va a sentir como agradecida, reivindicada que a su santo en realidad se oficialice, pero él ya era un santo desde antes para la gente.

¿Qué criterio le merece el anuncio del Papa Francisco?

Me parece a mí que el Papa está siendo un hombre coherente con lo que está diciendo, está poniendo en su lugar a un hombre que tuvo olor de oveja, que siempre anduvo con la gente marginada, con los que huelen mal. Yo vivía en un barrio que se llama La Chacra, en El Salvador, era un barrio pobre donde murió mucha gente por el terremoto. Y allí se sufrió mucho por la guerra, había mucha hambre y ese señor (monseñor) caminaba sobre los rieles del tren, visitando casa por casa y oyendo el sufrimiento de las mamás que habían perdido a sus hijos. Entonces era un hombre carismático, que no andaba haciendo teatro, lo que hacía lo hacía de corazón. Como el papa Francisco.Monseñor Óscar Arnulfo Romero. Archivo/END

¿Cómo interpreta la canonización?

La canonización de monseñor Romero significa muchas cosas importantes, es cómo la justicia divina se puede mirar en la tierra, porque para los que asesinaron a monseñor fue un golpe fuerte. Aunque estuvieron en la misa de beatificación porque son cínicos los asesinos, pero para ellos es un golpe fuerte y cuando uno llega a El Salvador y lee Aeropuerto Óscar Arnulfo Romero, bueno suena extraño porque era un hombre que se quiso callar su voz, pero se cometió el gran error, el mayor error que pudo hacer el gobierno de Arena y los militares salvadoreños.

 El Papa eleva a los altares a monseñor Romero

¿Qué consecuencias trajo el crimen de Monseñor?

La guerra la perdieron después que asesinaron a los jesuitas y a toda la gente pobre. Monseñor Romero representa a los asesinados anónimos, a toda esa gente que asesinaron y que no se sabe dónde están sus tumbas. Ese hombre sigue siendo referente, no del pulgarcito de América, porque es más grande la Costa Caribe de Nicaragua, pero ese hombre fue grande e hizo grande a América Latina y al mundo, no hay un solo lugar en el mundo que no sepan quién es monseñor Romero.