•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un año después que el Gobierno anunciara que reforzaría el transporte nocturno con 52 unidades de transporte colectivo de  17 rutas, universitarios vuelven a quejarse y afirman que esto no se está cumpliendo.

La disposición adoptada en marzo del  año pasado, indicaba que esos buses iniciarían el último  recorrido a las 8:30 p.m. para llegar a su terminal a las 10:00 p.m.

De enero a octubre de 2017, el Instituto Nacional de Defensa de los Consumidores (Indec), recibió 325 denuncias por falta de transporte nocturno, mientras que en noviembre y diciembre no se reportaron más denuncias. Sin embargo, en lo que va del 2018 se han registrado 35.

Los principales afectados son los universitarios, informó Marvin Pomares, director ejecutivo del Instituto Nacional de Defensa de los Conusmidores (Indec).

“El transporte urbano colectivo ha estado operando bien desde octubre del año pasado, los usuarios dejaron de presentar sus quejas, pero parece que estamos cayendo nuevamente. La cifra de denuncias este año no son alarmantes, pero refleja el incumplimiento de las cooperativas”, comentó Pomares.

Representantes del Indec realizarán este lunes un recorrido nocturno por las universidades: UNAN, UNI, UCA y UdeM para estudiar nuevamente la situación del transporte.

Meyling López, estudiante de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), asegura que pierde una hora de clase todos los día para poder abordar la ruta 102 que la traslada hasta Bello Horizonte, residencial en el que  habita.

“Normalmente las clases del turno de la noche terminan a las 8:45, pero si salgo hasta esa hora, tomando en cuenta lo que camino a la parada de la UCA, llegó casi a las 9:00 p.m. y muchas veces no logro agarrar la ruta y me toca irme en taxi, por eso me salgo una hora antes que terminen las clases”, expresó López.

Las quejas que se han interpuesto en el Indec, también están relacionadas a la seguridad por los riesgos que están expuestos los ciudadanos al espera las unidades de transporte.

“Tras un sinnúmero de protestas de parte de los universitarios en el 2017, se llegó a un arreglo con Instituto Regulador de Transporte del Municipio de Managua (Irtramma), donde los inspectores se iban a encargar de coordinar los recorridos nocturnos con los transportistas y presidentes de cooperativas.

La Policía Nacional se encargaría de brindar la seguridad en las zonas universitarias y paradas de buses, pero este acuerdo se ha estado violando”, afirma Pomares.

El Transporte Urbano Colectivo (TUC) de Managua está conformado por 835 buses, divididos en 35 rutas. Pero no todas estas unidades brindan el servicio nocturno, porque no todas pasan por las universidades, pero deberían de ser los sectores mayormente priorizados por Irtramma, considera el director ejecutivo del Indec.

“Los conductores salen de una terminal a las 7:00 p.m., llegan a su destino y no vuelven a retornar y los chequeadores se lo permiten. ¿Qué le toca hacer al universitario?, perder sus clases, sino tiene que pagar un taxi, ¿cuánto cobran los taxistas a esa hora?, no es lo mismo pagar C$2.50 a C$100 todos los días”, comentó.

Transporte intermunicipal

Samir Silva, que habita en Jinotepe y por las noches, estudia en la Universidad Centroamericana (UCA), cuenta que en varias ocasiones, ha tenido que ir a dormir a casa de un amigo que vive en la capital, porque en algunas ocasiones no llega a tiempo para tomar el microbús en la terminal de la UCA.

“Cuando salgo de la universidad, tengo que correr porque muchas veces los microbuses se van desde las 7:30, 8:00 u 8:30 p.m. y no llego a tiempo, porque los conductores solo esperan llenarse y se van. Pero también los otros microbuses que quedan se aprovechan y por la necesidad de irte te cobran caro”, dijo Silva.

“Además de los estudiantes, esta terminal es utilizada por trabajadores nocturnos, que viajan a carretera Masaya, como las enfermeras, los meseros, los que trabajan en bodegas industriales de noche, en áreas de descargue, etcétera.