•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre abril  2016 y marzo  2018  han ocurrido alrededor de nueve casos de intentos y secuestros  de menores en el país, en casi todos, los niños han sido recuperados por las autoridades de la Policía Nacional y regresado a sus hogares.

Francisco Bautista Lara, especialista en seguridad, manifestó que no hay que hacer una paranoia de los hechos ocurridos como el caso del menor secuestrado este viernes en Chinandega, pues considera que afortunadamente en Nicaragua estos delitos son extremadamente poco frecuentes. Fuente: Unicef

“No son hechos para alarmarse de manera extraordinaria, es decir simplemente hay que ser precavidos y responsables, pero no crear una paranoia. En el hecho que ocurrió en Chinandega, los autores fueron capturados y el niño recuperado rápidamente por la Policía, eso es algo que indica que otras personas que quieran hacer este tipo de cosas no se atreverán porque serán atrapados”, dijo Bautista Lara. 

 Además: Reportan supuesto rapto de bebé de 6 días de nacida en Nicaragua

Además señaló las recomendaciones generales para los padres con niños pequeños, por ejemplo que no pueden andar solos. En las calles los menores no solamente pueden ser secuestrados, también pueden sufrir un accidente de tránsito. “Ellos (los niños) son emotivos, impulsivos y no saben valorar los riesgos”, dijo el experto. 

También destacó que los padres que envían a sus hijos en transporte público a las escuelas deben ser muy cuidadosos, estos deben ir con personas conocidas que los acompañen hasta la puerta. 

“Los niños nunca deben hablar con extraños, esa es una regla fundamental. Un niño no debe hablar con extraños ni aceptar ningún tipo de regalo”, recalcó  Bautista Lara.

 Te interesa: Equipos especiales de la Policía investigan secuestro de niño en Chinandega

Añadió que la Policía Nacional apoya a las escuelas para proteger la seguridad de los estudiantes, pero estas son las primeras responsables en cuidar el perímetro y solamente deben entregar los niños a sus padres. 

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Nicaragua envió a El Nuevo Diario una serie de recomendaciones a los padres de familia para evitar un posible secuestro. 

“Cuando ande con ellos en lugares públicos nunca le suelte la mano, por ningún motivo le confíe sus hijos a personas extrañas, no envíe a sus hijos solos a hacer algún mandado. Además si va a algún parque o centro recreativo, nunca lo pierda de vista”, dice Unicef.

 Mined implementará medidas tras secuestro de niño en Chinandega

“También exhortan a los padres de familia a enseñarles a los niños a no decir que están solos en  la casa, no contestar el teléfono ni abrir la puerta de su casa a extraños. Vaya siempre a dejar y recoger a sus hijos a la escuela, aunque ellos no quieran”, expresa una de las recomendaciones del organismo internacional. 

Además destacan que los niños deben saber qué hacer en caso de un posible secuestro. “Enséñales que si un desconocido se acerca a ellos e intenta llevárselos deben gritar para alertar a los demás”. 

Cuatro casos en dos semanas

El miércoles 28 de febrero en la comunidad El Olingo, municipio de Quilalí, Nueva Segovia, fue raptada la bebé recién nacida de Leslie Morán. La madre fue engañada por una supuesta enfermera. No obstante, fue recuperada al día siguiente en una casa del barrio San Cristóbal de Managua. La raptora se la había llevado a una amiga para que la cuidara.

En las calles los menores no solamente pueden ser secuestrados, también pueden sufrir un accidente de tránsito.

Asimismo este 7 de marzo, según medios oficiales, un hombre de 32 años acudió al centro escolar Francisco Luis Espinoza de Jinotega y desde la malla perimetral intentó raptar a una niña de 11 años, pero la menor logró escapar y alertar a las autoridades del colegio, quienes llamaron a la Policía Nacional. Actualmente hay un detenido en este caso.

De igual manera, el niño Arístides Osejo Baca de 3 años, fue secuestrado durante algunas horas este viernes 9 de marzo en una de las calles del municipio de Chinandega. El menor fue interceptado mientras regresaba del colegio a bordo de una caponera en compañía de su niñera.  En menos de 24 horas la Policía Nacional logró recuperar al menor y regresarlo a sus familiares. 

 Rescatan a niño que había sido secuestrado en Chinandega

Este viernes también se conoció del intento de secuestro de una niña de 12 años en el barrio El Riguero de Managua. La menor es originaria de Matiguás, Matagalpa y se encontraba estudiando en la capital. Ella relató a sus familiares que dos motorizados la tomaron por la espalda, le taparon la boca y la subieron a una motocicleta, pero ella logró gritar. Los captores la tiraron del vehículo en marcha y la abandonaron en una de las calles de la colonia 10 de Junio. 

Años anteriores

El 4 de abril del 2016 fue robado en el barrio Cristo Rey, del municipio de  Tipitapa, el bebé de Darling Corea. Una mujer desconocida con engaños mandó a la abuela del menor a comprar un paquete de toallas sanitarias a una pulpería cercana, momento que aprovechó para el rapto. Al infante lo encontraron las autoridades dos días después en la comunidad Los Vanegas, en el kilómetro 12 y medio carretera  Masaya. 

Posteriormente, el 1 de junio del 2016, el bebé de María Nela Flores Maldonado fue raptado del hospital Alemán Nicaragüense por una falsa doctora. El bebé fue recuperado por los agentes policiales hasta el 9 de julio del mismo año en una casa de Villa Libertad. Actualmente hay cuatro personas reclusas por este caso.

Luego, en noviembre del 2016  los familiares del niño Wilson Antonio Mendoza López, de 10 años, reportaron su secuestro por un falso pastor en Mulukukú, Región Autónoma del Caribe Norte. No obstante, el menor apareció el 29 de diciembre del mismo año en el mismo poblado. El niño aseguró que su plagiario lo dejó abandonado en un parque de la ciudad de Matagalpa, donde recibió auxilio de algunos pobladores que le ayudaron  a volver a casa. La familia del niño secuestrado, en la delegación de la Policía de Chinandega. Foto: Carol Munguia/END.

Por otro lado, el 20 de abril del 2017 el niño Francisco Gadiel, de 18 meses fue raptado en la comunidad San Martín Yaoya de Siuna, mientras dormía en una hamaca. Hasta el momento, las autoridades no han encontrado su paradero.

El 7 de junio del 2017, el bebé de Keyling Jessenia Torrez Martínez, de 17 años, fue raptado del  área de maternidad del hospital Rosario Pravia del municipio de Rosita. El recién nacido de apenas unas horas de vida fue secuestrado por una supuesta enfermera que lo llevaría a una incubadora. En horas de la madrugada la Policía Nacional detuvo a los captores y el bebé fue entregado a sus padres. 

Un caso sin respuesta

El pequeño Francisco Gadiel Jirón Laguna sigue desaparecido. Han transcurrido 11 meses, pero sus padres no se dan por vencidos, y este 9 de marzo lanzaron una campaña para continuar su búsqueda a través de la emisora comunitaria Radio Uraccan de Siuna  y las redes sociales con el hashtag #EncontremosaFrancisco. 

David Jirón, padre del menor relató que el infante con apenas 18 meses de vida fue sacado de su casa en la comunidad San Martín Yaoya de Siuna por personas aún desconocidas desde el 20 abril del 2017 cuando el pequeño dormía en una hamaca.

“Anoche (el sábado) después de la noticia del niño que había sido secuestrado y rescatado en pocas horas en Chinandega nos quedamos en shock, vimos al papá y madre con el niño alegre, no supimos qué decir, solo deseaba que fuéramos nosotros”, dijo Jirón.

Además señaló que los familiares sienten que Francisco está vivo, aunque se resignarán ante cualquier noticia. “Lo que queremos es poner fin a esta angustia, le hemos soñamos de diferentes maneras, que los encontramos muerto, que lo encontramos vivo e incluso a veces coincide el horario de sueños”, apuntó el apesarado padre. 

La Policía Nacional anunció en su momento que un equipo especializado llegó desde Managua para dirigir la búsqueda del pequeño, sin embargo, lugareños lamentan que las acciones fueron tomadas demasiado tarde. 

Junieth Rocha, una de las personas que se sumó a la campaña a través de las redes sociales, comentó que el caso es un poco más complicado por el tiempo transcurrido y por la edad del niño que ha cambiado físicamente, pero hay que tener fe en Dios y compartir cualquier dato útil”.