•  |
  •  |
  • END

El alto mando de la Defensa Civil de Nicaragua decretó el sistema de alerta temprana, tras el incremento del oleaje en la costa del Océano Pacífico de la región centroamericana, como producto de una baja extratropical originada al sureste de Nueva Zelanda.

Este fenómeno, que durará cuatro días a partir de hoy miércoles, es también conocido como una perturbación en el mar y ha generado vientos de hasta 80 kilómetros por hora, provocando un aumento en la velocidad de las olas, así como en el tamaño de las mismas, que podrían llegar a alcanzar los 2.6 metros de altura.

Según Marcio Baca, Director General de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, este ciclón es un fenómeno atmosférico normal, por lo que la población no debe estar alarmada, pero sí tiene que mantener las medidas de precaución adecuadas.

“Ya hicimos las debidas recomendaciones para que los veraneantes que aún siguen visitando los mares del Pacífico nicaragüense se abstengan de hacerlo en estos días, ya que las aguas estarán un poco picadas y las olas serán de rompimiento muy rápido al llegar a las costas”, indicó Vaca.

Para mantener la calma y evitar que sucedan acontecimientos mayores, el Teniente Coronel Gilberto Narváez, Segundo Jefe de la Defensa Civil, informó que esta institución está trabajando en conjunto con la Policía Nacional, la Empresa Nacional de Puertos y la Fuerza Naval.

De igual forma, señaló la importancia de que los propietarios de las pequeñas embarcaciones se mantengan alertas ante las condiciones del mar, ya que en cualquier momento se podría dar un oleaje muy fuerte.

La velocidad promedio del oleaje en condiciones normales es de 30 kilómetros por hora y la altura es de 1.30 metros, pero se espera que aumenten de forma considerable, aunque sin causar daños, siempre y cuando la población responda de manera consciente y responsable a las medidas de seguridad recomendadas por las diferentes instituciones.