•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños realizó ayer una actividad con el objetivo de promover el ejercicio entre los pacientes que llegan a diario al hospital y el personal que labora en este centro. 

“Movimiento es salud, salud es movimiento”, es el título de las actividades que este centro de atenciones médicas realizará los días 12, 14 y 16 de este mes. 

“Esta actividad se da para promover los ejercicios como medidas preventivas para mejorar la condición que muchos necesitamos”, declaró el teniente coronel Leslie Martín Calero, médico y jefe del servicio de fisioterapia del Hospital Militar. 

Ejercicios aeróbicos y recomendaciones de terapia física para prevenir enfermedades del cuello, la columna y la rodilla, serán algunas de las dinámicas a realizarse en dicho evento.  

“El ser humano es como un vehículo, y como la vida de un vehículo depende de un mecánico, nosotros tenemos dos males, la obesidad y la presión alta. También dos gasolinas muy malas como la diabetes y el colesterol”, destacó el mayor Álvaro José Morales, cardiólogo del Hospital Militar. 

El sedentarismo es uno de los factores que potencian el riesgo de padecer enfermedades crónicas, además de prácticas nocivas como el tabaquismo. 

“Debemos tener un cambio de actitud y cuidarnos, eso implica hacer ejercicio, comer más sano y dejar el tabaquismo”, recomendó el experto. 

Hábitos saludables

La teniente coronel Estela Sandino, siquiatra y jefa del servicio de salud mental del Hospital Militar, manifestó que a pesar de todos los avances en la ciencia médica, lo más importante es la prevención de enfermedades crónicas y en este caso la actitud es indispensable. 

“El caminar todos los días, de 20 a 30 minutos por la mañana, nos ayuda a elevar una serie de elementos bioquímicos que tenemos en el cerebro y de los cuales depende nuestra estabilidad emocional”, dijo Sandino. La nutricionista Carmen Martínez es una de las tres expertas clínicas que atienden en el Hospital Militar. La mayoría de sus pacientes tienen enfermedades como diabetes e hipertensión. También brindan consultas a personas que simplemente quieren bajar de peso y llevar una vida saludable. 

“Hay que hacer énfasis en la educación alimentaria y nutricional. Los pacientes llegan y me dicen que les acaban de diagnosticar diabetes y no saben qué comer”, explicó Martínez. 

Son muchos los casos que atienden al mes por enfermedades crónicas. La nutricionista aseguró que atienden un promedio de 15 pacientes en la mañana y otros 15 por la tarde.