•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con 11 testigos que señalan a Maybell Junieth Baltodano y Magdiel Pérez Mendoza realizando distintas acciones durante el secuestro del niño Arístides Osejo, de 3 años, ocurrido el pasado 9 de marzo en Chinandega, la Fiscalía respalda la acusación que por secuestro extorsivo presentó contra ambos.

En la acusación presentada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, se señala que el secuestro del niño, que duró seis horas, fue planificado cuatro días antes  por los acusados.

Como parte del plan, ese 5 de marzo Maybell Baltodano le proporcionó a Magdiel Pérez 100 dólares y 3,100 córdobas para que rentara un vehículo, lo que este hizo en Managua dos días después.

Secuestro en marcha

El 9 de marzo, día en que ejecutaron el secuestro, los acusados dieron persecución a la caponera en que la niñera Yelba Zepeda se trasladaba con el niño del preescolar hacia su hogar, en la colonia Ayapal en Chinandega.

Esto sucedió entre las 9:30 y las 9:50 a.m. del viernes 9 de marzo, según el extenso escrito acusatorio.

A las diez de la mañana  el acusado Magdiel Pérez, quien conducía el automóvil rentado,  decide aventajar la caponera en la que viajaba el menor de edad con su niñera y les obstaculiza el paso.

Acto seguido, Magdiel Pérez baja del automóvil y con pistola en mano y cubriéndose el rostro con una media negra, intimida a la nana del infante y le arrebata al niño de sus brazos, refiere la acusación fiscal.

Maybell Junieth Baltodano lo esperaba en el asiento trasero.

Esconden al niño

Una vez que tienen en su poder al niño, los secuestradores se dirigen al barrio La Florida, donde Maybell Baltodano es vista por varios testigos bajar con el menor en brazos frente a la casa de su hermano.(Al centro) Maybell Baltodano y Magdiel Pérez, acusados por secuestro extorsivo. Óscar Sánchez/END

Mientras la secuestradora se quedaba con el niño en la casa de su consanguíneo sin saber este lo que sucedía, Magdiel Pérez huía con dirección a Managua, donde entregó el automóvil que rentaron por dos días.

A las cuatro de la tarde del 9 de marzo, la Policía, con información brindada por la población, ubica la casa donde Maybel Baltodano tenía escondido al niño y 20 minutos más tarde allana la vivienda y recupera a Arístides Osejo.

Dos agravantes 

Al exponer la acusación, la fiscal auxiliar Fabiola Mercedes Mendoza señaló que en estos hechos hay dos agravantes en contra de los acusados, siendo uno de estos el que la víctima es menor de edad.

El otro agravante es el hecho  que la acusada gozaba de la  confianza de los padres del niño, pues eran amigos desde hace 15 años.

“Este hecho (secuestro) no es común, en Nicaragua ha causado temor entre los padres de familia”, indicó la representante del Ministerio Público.

¿Cuánto pidieron?

A pesar que la Fiscalía ha calificado provisionalmente los hechos como secuestro extorsivo, en ninguna de las partes de la acusación se señala que los acusados hayan pedido alguna cantidad de dinero por el rescate del niño.

Esta es la razón por la cual el abogado Manuel Urbina Lara, defensor de Magdiel Pérez, calificó como “desproporcionada” la acusación del Ministerio Público en contra de los dos acusados.

“En ninguna de las partes de la acusación se señala que haya existido una exigencia de recompensa, es la razón por la cual no hay secuestro extorsivo”, indicó el abogado Urbina Lara.