•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 86.2% de las mujeres menores de 18 años y el 82.2% de las de entre 18 y 29 son las principales víctimas de acoso sexual callejero. Lo anterior lo confirman los resultados del estudio “Acoso callejero en la ciudad: Aproximación descriptiva sobre el acoso callejero en el área urbana de Managua 2018”, realizado por el Observatorio Contra el Acoso Callejero Nicaragua (OCAC) y CAC Porter Novelli.

El estudio, realizado en febrero de este año y que fue presentado ayer, recoge las experiencias de 1,629 mujeres, de las cuales 1,278, el 83%, afirman haber sido acosadas de diferentes maneras en espacios públicos y semipúblicos en el último año.  

Las encuestadas afirman haber recibido todo tipo de comentarios lascivos, hasta manoseos, exhibición de genitales y persecución por parte de hombres en los últimos 12 meses. 

Los silbidos o sonidos obscenos (83%), miradas lascivas (78%) y comentarios inapropiados u ofensivos sobre el cuerpo (72%), fueron las expresiones de acoso más recurrentes de las que fueron víctimas. 

En menor grado, las mujeres dijeron haber sufrido roces de forma sexual (46%), manoseos (22%), exhibicionismo de genitales (21%) y persecución (21%).

La mitad dispuesta a denunciar 

A partir de casos recientes de acoso sexual callejero viralizados en Nicaragua y las reacciones negativas de los usuarios, la mitad de mujeres opinó que “tal vez” o “no” realizaría algún tipo de denuncia pública en redes sociales por miedo a ser víctima de ciberacoso.

El 48% de las que dijeron que “tal vez” o “no” denunciaría en redes sociales el acoso del que son víctimas argumentaron dos razones: vergüenza y temor a burlas y comentarios de la gente. Solo denunciarían públicamente, contestaron, si se tratara de un tipo de acoso “grave”. 

En cambio cinco de cada diez afirmaron que sí denunciarían en redes sociales. 

“Las redes sociales son solo una extensión del espacio público y las denuncias de acoso sexual callejero han permitido visibilizar el tema como una expresión de violencia. En ese sentido, la necesidad de generar espacios seguros online exige de cada persona un compromiso para erradicar el problema”, comentó Yajaira  Gutiérrez, coordinadora de proyección social del OCAC. 

Según los resultados de la investigación, las reacciones más frecuentes de las víctimas ante una situación de acoso son hacer un gesto de desagrado o ignorar el hecho; sin embargo, hay otro grupo que opta por reaccionar verbalmente ante el acosador y denunciarlo públicamente en el mismo momento.

Cámara americana en Nicaragua desarrolla campaña contra el acoso callejero

Sin importarles la reacción de incomodidad de las mujeres, entre las reacciones más comunes que presentan los acosadores al ser enfrentados, está seguir haciendo lo mismo, burlarse, insultarlas, negarlo o amenazar a sus víctimas y apenas un 6% pide disculpas.

El manoseo, los roces de forma sexual y la exhibición de genitales están catalogados como delitos en el Código Penal y son penados con cárcel.

Acoso callejero

Digna Bendaña, gerente general de CAC Porter Novelli, sostiene que los datos del estudio “nos permiten reconocer y visibilizar que el acoso sexual callejero es una forma de violencia contra las mujeres que ha alcanzado altos niveles de inseguridad para las víctimas, no solo en los espacios públicos, sino en los medios y redes sociales, por lo que es necesario que se establezcan rutas de acceso a la justicia para la protección de las mujeres en todos los espacios”. 

En Nicaragua las leyes no reconocen el acoso callejero como un delito en específico, pero quienes son víctimas pueden denunciarlo bajo otros conceptos. 

El Artículo 539 del Código Penal también da la posibilidad de denunciar estos actos a través de la figura del asedio. 

Comete el delito de asedio “el que asedie a otra persona, con impertinencias de hecho, de palabra o por escrito, se le impondrá de 10 a 15 días multa o trabajo en beneficio de la comunidad de 5 a 20 jornadas de dos horas diarias”.

La Ley Integral Contra la Violencia Hacia las Mujeres (Ley 779), en el Artículo 8, describe el delito de violencia sicológica e incluye como una de sus formas las comparaciones destructivas, vigilancia eventual o permanente y los insultos sobre la mujer.

Las redes sociales son solo una extensión del espacio público y las denuncias de acoso sexual callejero. Archivo/END

Código penal

El manoseo, los roces de forma sexual y el exhibicionismo de genitales sí están catalogados en el Código Penal. 

Los roces de forma sexual y los manoseos pueden ser catalogados como abuso sexual y la persecución puede denunciarse bajo la figura de asedio.

Según el mismo código, comete el delito de exhibicionismo “quien se muestre desnudo o exhiba sus órganos genitales en lugares públicos y será sancionado de 10 a 30 días multa o trabajo en beneficio de la comunidad de 10 a 30 jornadas de dos horas diarias”.

El año pasado, el juez Tercero Especializado en Violencia de Managua, Edén Aguilar, emitió sentencias condenatorias contra dos hombres que tocaron la vagina de mujeres y gritaron palabras soeces en la calle.
El Observatorio Contra el Acoso Callejero Nicaragua prepara una iniciativa de ley para que se reconozca este hecho como un delito y sea incluido en el Código Penal o la Ley 779.