•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una mujer de 32 años se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital España, en Chinandega, luego que su expareja le introdujo en su vagina dos pastillas de fosfuro de aluminio, conocidas como de curar frijoles, mientras sostenían relaciones sexuales. Este es el femicidio frustrado número 17 que se registra en la que va de 2018, según el Observatorio de Violencia de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD). 

El hombre identificado como Douglas Villanueva obligaba a su expareja a sostener relaciones sexuales cada vez que le iba entregar el dinero para la manutención de los hijos de ambos, según familiares de la mujer. 

La familia pidió no identificar a la mujer y dijeron que esta nunca denunció a Villanueva porque la mantenía bajo amenaza de muerte.

La mujer había salido la mañana del viernes para encontrarse con Villanueva y al regresar a su casa se sintió mal, contó una de sus primas. Entonces decidieron ir al hospital, adonde llegó con nauseas, dolor en el vientre, mal olor, mareos y presión alta. El personal médico la atendió de inmediato y al chequearla encontraron las pastillas en la vagina de la mujer.

El caso fue denunciado por dos doctoras del hospital, quienes descubrieron el veneno para curar granos básicos, en las partes íntimas de la paciente, que ingresó con dolores en el vientre, náuseas y su cuerpo desprendía un característico olor de quienes han llegado al centro asistencial, después de haber ingerido la letal sustancia.

Deysi Larios y María José Jarquín Guevara, las dos doctoras que atendieron a la mujer, denunciaron al hombre ante la Policía Nacional luego de que la víctima señalara a Villanueva de ser la persona que le habría introducido las pastillas en sus partes íntimas. 

En el expediente que se pasa al Ministerio Público indica que “la paciente expresó que ella estaba separada de Douglas Villanueva, padre de sus dos hijos, quien fue quien le introdujo con violencia el producto químico en sus partes, lo que provocó la intoxicación”.

Violencia económica 

La mujer era víctima de violencia económica de parte de su expareja Douglas Villanueva, con quien se encontraba en ocasiones “porque era la condición que él le ponía para darle una paupérrima pensión para sus dos hijos de nueve y tres años”, sostuvo en las afueras del hospital una familiar. 

“Se teme por su vida. Ella está en una condición muy delicada y estamos observando los estragos del veneno en su cuerpo”, confirmó. Desde el ingreso de la mujer, a la 1:30 p.m. del viernes, las próximas 72 horas son determinantes ya que es cuando se observa la evolución del tratamiento. 

La Policía Nacional informó que agentes de investigación capturaron a Douglas Villanueva, de 45 años, a las 3:30 p.m. del viernes en el barrio La Cruz, de Chinandega. El Ministerio Público lo acusará de oficio por el delito de tentativa de femicidio. 

Según el Artículo 9 de la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, comete el delito de femicidio el hombre que, en el marco de las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, diere muerte a una mujer, ya sea en el ámbito público o privado. 

 Capturan a asesion de mujer embarazada en Jinotega

El efecto del químico 

El fosfuro de aluminio es una sustancia química de color gris oscuro que al estar en contacto con el agua o la humedad libera una sustancia llamada fosfina que es altamente tóxica e inflamable, explica el toxicólogo Hugo España. 

“Uno de los efectos es que daña el endotelio, que es el que protege los vasos sanguíneos y cuando este se daña todo el organismo se ve afectado. La sangre se empieza a distribuir por otra parte y no a través de los vasos”, señala el especialista.

El fosfuro de aluminio puede ser inhalado o tomado, pero su uso está destinado para la eliminación de plagas en granos almacenados. Entre las consecuencias del consumo humano está que puede haber una caída de la presión, hemorragias, y según la cantidad que haya ingresado y el tiempo de exposición, hasta podría darse la muerte, comenta el especialista.

En lo que va del año el Observatorio de Violencia de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) contabiliza al menos 17 femicidios en grado de frustración, la mayoría de agresores son las parejas y exparejas de las mujeres. 

Cuando un hombre mata o intenta matar a una mujer porque ya no está con él, es un fenómeno al que María Teresa Blandón, directora del grupo feminista La Corriente, llama la condena final. 

“El femicidio es la condena final y definitiva que los agresores ejercen sobre sus víctimas. Es la expresión extrema del machismo: ‘tu vida me pertenece y puedo hacer con ella lo que quiera, desde un infierno de sufrimiento hasta la extinción física’”, comenta.

 Femicida de Matagalpa es encontrado muerto por la Policía

Hombre intenta decapitar a su pareja luego que publicó fotos en redes sociales

En San Rafael del Sur, Cándida Rosa Arburola Calero, de 31 años, fue atacada a machetazos por su pareja Eddy Antonio Mercado Calero luego que ella publicó unas fotografías en redes sociales.

Según la acusación presentada el viernes en los juzgados de Managua, el hecho ocurrió el pasado 21 de agosto de 2017, en San Rafael del Sur, cuando la víctima se encontraba cocinando y Mercado entró a la vivienda, quien se dirigió al patio y se acostó en una hamaca.

“Una vez acostado (él) llamó a la víctima y cuando se le acercó, comenzó a ofenderla porque había subido unas fotos con su cuñada a través del Facebook. La víctima le dijo que se calmara que no tenía nada malo subir fotos”, especifica la acusación.

La Fiscalía señala que Mercado continuó con las ofensas y Arburola intentó hacerlo entrar en razón, pero este no frenó su conducta violenta.

“El acusado se molestó aún más, levantándose de la hamaca con dirección al costado oeste de la casa, donde se encontraba un machete de 73 centímetros de largo por cuatro centímetros de ancho, propiamente debajo de un árbol”, detalla la acusación.

“Ahora sí… te voy a volar la cabeza”, sentenció el hombre antes de lanzarle un machetazo a la altura de la cabeza. La víctima logró evitar el ataque, intentó huir, pero el hombre la persiguió y a alcanzarla intentó estrangularla, pero una de las hijas de la mujer intervino en su defensa”. 

Tras ser denunciado, Mercado huyó y estuvo prófugo durante seis meses. El viernes, la jueza Primero de Especializado en Violencia, Fabiola Betancourt, admitió la acusación en contra de Eddy Antonio Mercado Calero por femicidio frustrado.

La jueza mantuvo la prisión preventiva y programó la audiencia inicial para el próximo 23 de abril.

Muere mujer a quien hijo le dio garrotazos

Una mujer de 64 años, que fue agredida a garrotazos por su hijo, murió este viernes en horas de la noche en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Lenín Fonseca de Managua. 

 Madre de niña asesinada en Estelí pide investiguen a adolescente

Saturnina Barrera Martínez, originaria de la comunidad de El Valle San Antonio, 16 kilómetros al sureste de El Sauce, departamento de León, acudió el viernes en horas de la mañana a la delegación policial para denunciar a su hijo  Elmer Murillo Valverde, de 36 años, porque la había agredido físicamente.

Fuentes policiales indican que a eso de 1:00 p.m. del viernes se presentó una patrulla a la casa de la mujer para apresar al hombre, quien se opuso a la detención y se encerró en uno de los cuartos.

En ese momento, la mujer de 64 años trató de persuadir a su hijo para que se entregara, pero al ingresar al cuarto, fue agredida. Un golpe contundente en la frente le provocó un trauma craneoencefálico severo.

El agresor logró huir del lugar armado de un cuchillo y amenazando a los dos oficiales que se presentaron a dicha vivienda. 

La víctima fue auxiliada por los policías y demás familiares que se encontraban en la vivienda. Fue trasladada al hospitalito de la localidad, luego al Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales en León, y posteriormente remitida al Hospital Lenín Fonseca, en Managua, donde falleció.

La Policía trabajada en la búsqueda y captura de Murillo Valverde, quien es considerado de alta peligrosidad.