•  |
  •  |
  • END

Granada
¡No permitamos más violencia!, dice uno de los afiches de la estación policial del municipio de Diriomo, en el departamento de Granada, donde la mañana de ayer le hicieron guardia de honor a la jefa de la Comisarí­a de la Mujer, suboficial mayor Luz Marina Lezama Suazo, de 47 años, quien falleció de un disparo en el cuello, supuestamente a manos de su compañero de vida.

La tragedia, que deja luto en la Policí­a de Granada y que mantiene conmovidos a los diriomeños, ocurrió la noche del lunes en la entrada de las oficinas del organismo no gubernamental Visión Mundial, en Diriá, donde el cónyuge de Luz Marina, Santiago Mora Mena, de 37 años, trabajaba como guarda de seguridad.

“Los vecinos informaron a la Policí­a, que a eso de las 7:50 de la noche, escucharon un disparo, se movilizó un equipo técnico de investigación y al llegar a la entrada de las oficinas, encontraron el cuerpo de la suboficial con un impacto de bala”, manifestó el jefe de la Secretarí­a Ejecutiva de Granada, sub comisionado Lui­s Alonso Carrillo.

La investigación demuestra que el mismo sospechoso se dirigió a la delegación policial de Diriomo, para avisar que su compañera le habí­a arrebatado la pistola calibre 38 e inmediatamente hizo el disparo. Carrillo explicó que la bala entró por la parte izquierda del cuello y salió cerca de la columna vertebral.

Difícil que sea suicidio

“Él dice que ella le arrebató el arma, pero los peritos en balí­stica judicial que están haciendo la reconstrucción del hecho, se dieron que cuenta que resulta muy difí­cil que Luz Marina se haya disparado. Y es que según los técnicos, el disparo fue a unos 50 centí­metros de distancia, bastante lejos para que lo haya hecho ella misma”.

Otra inconsistencia encontrada por los investigadores tiene que ver con el ángulo del disparo, pues para que la versión del acusado sea cierta, la ví­ctima tendrí­a que haberse disparado con la mano izquierda, lo cual resulta difícil, aseguró Carrillo. “Ella no era zurda”.

El jefe de la Secretarí­a no quiso dar detalles sobre el antecedente por el delito de violación que tiene Mora Mena, sin embargo, dijo que este caso lo van a pasar al Ministerio Público, y que muy probablemente será tipificado como parricidio.

Las autoridades reafirmaron que continuarán las investigaciones para dejar tranquilos a los vecinos del barrio “Ricardo Rivera”, pero sobre todo a la adolorida madre y a los cinco hijos que dejó la suboficial mayor. 
“Ella ya tenía tiempo de tener problemas con él y nosotros le habí­amos dicho que lo dejara, que ese hombre no le convení­a, estaba por interés, no por amor. Sabemos que ella no se mató, estoy convencida que fue asesinada, pero confiamos en mi Dios”, lamentó la hermana mayor, Isabel Lezama Suazo.