•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Organización Panamericana de la Salud advirtió esta semana sobre la relación entre el consumo excesivo de sal en la región y el desarrollo de enfermedades crónicas, como la hipertensión y la insuficiencia renal y afectaciones a la salud, como los accidentes cardiovasculares.

La institución precisa que casi el 80% de sal, de los 3 gramos que los habitantes de la región centroamericana consumen en promedio cada día, son obtenidos de alimentos procesados y comidas rápidas. 

La doctora nicaragüense Karen Molina, especializada en nutrición, considera que en Nicaragua el alto consumo de sal es uno de los principales factores que inciden en la prevalencia de la hipertensión arterial, que es la enfermedad crónica más común en el país. 

Molina indica que los nicas acostumbran a cocinar con muchos condimentos y consumen grandes cantidades de comida rápida, lo que provocaría el aumento en la retención de líquidos y la elevación de la presión. 

“Una parte del sodio los alimentos ya lo traen, y luego añadimos nosotros más sal. Las personas que consumen más de 4,000 miligramos son las que tienen más riesgo de tener accidentes cerebrovasculares y otros problemas. Una hamburguesa fácilmente puede tener esa cantidad”, explicó la especialista. 

Sal e hipertensión

Como parte de la campaña de la semana de sensibilización de la sal “Menos sal, más salud”, que inició el lunes y finaliza hoy, la OPS ha instado a los pobladores de las Américas a tomar acciones para promover prácticas saludables y crear políticas públicas para prevenir las enfermedades no transmisibles. 

“Es difícil darse cuenta de cuánta sal está comiendo una persona, ya que los alimentos procesados suelen tener un alto contenido de sal”, indicó la institución sanitaria en su plataforma web oficial. 

La presión arterial alta contribuye en al menos el 40% de todas las enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares, que representan a su vez el 45% de las enfermedades no transmisibles.

La doctora Molina describió que es importante que los nicaragüenses sean cuidadosos al notar en las etiquetas nutricionales la cantidad de sal por cada 100 gramos en los productos, especialmente los embutidos, que son de los alimentos que contienen más cantidad de este elemento.