•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Centenares de perros llegaron hoy hasta la Parroquia María Magdalena, ubicada en el Barrio Monimbó de la ciudad de Masaya, para celebrar a su santo patrono, San Lázaro.

Por la ocasión, la misa fue presidida por el Cardenal Leopoldo Brenes, quien se dirigió a los fieles devotos un mensaje de fe y esperanza.

Las animalitos engalanan las principales calles, donde desfilan con diferentes atuendos, incluidos los deportivos, para baile, músicos, entre otros, los cuales son elaborados por sus propios dueños, quienes llegan a pedir favores o agradecer las bendiciones concedidas por San Lázaro.

Una perrita en Masaya, en ocasión de la festividad en honor a San Lázaro. Katherín Chavarría/END

“En esta festividad se manifiesta el amor, la fe y la grandeza del amor por Dios, un pueblo que posee sus creencias tan arraigadas, recordemos que San Lázaro lo caracterizó su personalidad humilde, siendo asistido por los perros durante su enfermedad de lepra, es un gran regocijo ver que aún se conserva está devoción”, expresó el Cardenal Leopoldo Brenes.

Santo milagroso

Damaris González, devota de Granada, dijo: “Mi perrita es raza pekinés, me la regalaron porque tenía un tumor en el estómago y yo vine hasta la parroquia para pedirle a San Lázaro a que me sanara mi mascota, luego de varios análisis que le hicieron, descartaron lo que tenía y aquí la tengo, sana y salva, gracias a Dios”.

Miles de devotos de San Lázaro llegaron hoy a Masaya. Katherín Chavarría/END

“Mi perro no es de raza, pero hace tres meses me lo atropelló un carro y le quebró la patita. No me le aseguraban la vida, él es parte de mi familia desde hace 12 años y no queríamos que aún se muriera, vine a encenderle una veladora al Santo y lo sanó, ahora año con año vengo agradecerle por el milagro”, comentó Gloria Largaespada, devota del municipio de Masatepe.

La actividad culmina con el premio al perro mejor vestido, organizado por Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur). La celebración dura todo el día, acompañada de bailes folklóricos que deleitan a los visitantes.