•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional presentó ayer el mapa de la violencia contra la mujer en Nicaragua, en el que revela que el año pasado fallecieron  por muerte homicida 58 féminas, 9 más que en 2016, lo que representa un aumento del 18%.  

La policía reconoce como femicidio 25 de los 58 casos en los que ultimaron a una mujer y el resto están tipificados como asesinato, homicidio y parricidio. Ante esto el Gobierno manifestó que el Ministerio de Educación (Mined) trabaja en la creación de 400,000 folletos educativos que pretenden repartir en los primeros grados de las escuelas. END

El mapa de la violencia contra la mujer en Nicaragua contiene datos sobre los delitos graves que se cometieron contra las mujeres durante el 2016 y 2017. Los crímenes que detallan son las muertes homicidas, que se dividen en femicidio, asesinato, parricidio y homicidio. 

 Además: Chantaje, intimidación y violencia, la pesadilla que vivió mujer envenenada en Chinandega

También están los delitos de lesiones y violación. En muertes homicidas, la Policía revela los datos de 2017 e indican que ese año mataron a 58 féminas, de las cuales 25 tipifican como femicidio, 21 como asesinato, 11 homicidios y 1 parricidio. En 2016 ultimaron a 49 mujeres, 9 menos que el año pasado indicó el comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional. 

Por sector, donde ocurrieron más muertes de mujeres fue el Triángulo Minero con 10 casos, Jinotega con 9 y Managua también con 9. Las principales víctimas por muerte homicida están entre los 18 y 45 años, detalla el mapa.

De igual forma indica que los motivos de los crímenes contra ellas fueron las rencillas personales y la discordia con sus parejas. Luego de presentar el mapa el comisionado general Díaz declaró que “la Policía no nos inmiscuimos en la privacidad de las parejas o familias, entonces esto es un trabajo más de prevención. En todos estos casos siempre hay acompañamiento, atención tanto por el Ministerio de la Familia (Mifan) y el Ministerio de Educación”. 

Reina Rodríguez, quien trabajó por muchos años con la Red de Mujeres Contra la Violencia, ve la publicación de este mapa como una medida que intenta reflejar la misoginia que para ella afecta el país. 

 Mapa de violencia en Nicaragua: Por cada 100 mil mujeres, dos mueren de forma violenta

Rodríguez indicó que un ejemplo lamentable del nivel de misoginia que impera es el caso de una mujer de Chinandega a quien su expareja le introdujo en sus partes íntimas pastillas de curar frijoles.  “Es el caso en que el hombre no precave que nace de una mujer y quien está a su lado es otra mujer. La situación es alarmante. La perversidad de algunos hombres se está volviendo inaceptable”, manifestó.  

A su criterio se necesita mejorar el modelo de atención a víctimas de violencia de género, hacer una valoración de la Ley 779, ley integral contra la violencia hacia las mujeres, establecer un programa de educación de género desde preescolar hasta la universidad y realizar una campaña educativa contra la violencia. 

Según las estadísticas que presenta la Policía en el mapa, en 2016 y 2017 se registran dos muertes homicidas por cada 100,000 mujeres. 

 Ministra de salud visita a víctima de femicidio frustrado

Femicidios frustrados

Según el Observatorio de Violencia de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), en lo que va del año se registran 17 femicidios frustrados. La mayoría de agresores son las parejas y exparejas de las mujeres. 

Cuando un hombre mata o intenta matar a una mujer porque ya no está con él, es un fenómeno al que María Teresa Blandón, directora del grupo feminista La Corriente, llama la condena final. 

 Haley Anderson sospechó que Tercero la asediaba

“El femicidio es la condena final y definitiva que los agresores ejercen sobre sus víctimas. Es la expresión extrema del machismo: ‘tu vida me pertenece y puedo hacer con ella lo que quiera, desde un infierno de sufrimiento hasta la extinción física’”, comenta. Los expertos indican que los femicidas potenciales tiene algunas características que los identifican y que manifiestan en diversas formas de violencia. Entre las más comunes están la violencia física y sicológica. No obstante, la violencia económica también está catalogada como otra que se ejerce, con mucha normalidad, hacia las  mujeres.