•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Douglas Villanueva, de 45 años, quien enfrenta cargos por femicidio frustrado en perjuicio de su expareja, será sentado hoy en el banquillo de los acusados para que responda por ese delito.

En la acusación presentada la tarde del lunes en el Juzgado Tercero Distrito Especializado en Violencia de la capital, la Fiscalía hace una reseña de los 17 años de violencia, chantaje e intimidación que vivió la víctima como pareja del hombre que le introdujo dos pastillas de fosfuro de aluminio, conocidas como pastillas para curar frijoles.

A Douglas Villanueva, capturado el fin de semana por la Policía, le será aplicada la reforma penal del 4 de julio del 2017, donde se indica que en los casos de relevancia el proceso se realizará en la ciudad sede de la capital del país. 

La jefa de la Unidad de Género del Ministerio Público, Odett Leytón, leyó ayer un comunicado en el cual se relata lo vivido por la mujer envenenada, de 31 años, quien está hospitalizada en Chinandega en una situación grave.

Según el Ministerio Público, la víctima y Villanueva, de 45 años, convivieron por 17 años, procreando dos hijos, pero se separaron hace dos años, a causa de la violencia de género que existía.

El pasado 16 de marzo, Villanueva citó a la víctima diciéndole que le entregaría la manutención para sus dos hijos, pero estando juntos la sometió sexualmente, hasta el grado de introducirle en la vagina dos pastillas de fosfuro de aluminio, conocidas como pastillas para curar frijoles.

“En una clara manifestación de odio hacia la víctima, el investigado le introdujo en la vagina un producto farmacológico denominado fosfuro de aluminio, dicho producto es un químico tóxico, corrosivo, que produjo lesiones gravísimas que causaron un daño a su integridad física y una intoxicación que la expone a un peligro inminente de muerte”, dijo Leytón.

Vargas Castillo cumple hoy 96 horas en la Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital España de Chinandega  donde su  familia se aferra a un milagro de Dios que permita a la mujer, madre de dos hijos, poder sobrevivir.