•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luego de sentir en carne propia los embates de la tormenta Nate en octubre del 2017, los productores de plátano de la Isla de Ometepe apuestan este año a  estar mejor preparados para afrontar y mitigar los efectos del cambio climático.

Aquiles Sánchez, productor del municipio de Moyogalpa, Isla de Ometepe, y presidente  de la Asociación de Plataneros de Rivas (Aplari), asegura que para los productores de plátano de Ometepe, ya es una prioridad buscar y adoptar nuevas técnicas agrícolas para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático.

 “En toda la Isla de Ometepe hay 5,000 manzanas de plátano que es el principal rubro agrícola de la zona y durante la tormenta Nate se  perdió el 80% de la cosecha y esto representa  una campanada de alerta para estar mejor preparados”, detalló.

En este sentido dijo que ya están dando los primeros pasos sobre el tema de adaptación al cambio climático y buenas técnicas productivas.

 “La iniciativa es impulsada  por la Universidad Paulo Freire, e inició recientemente con un taller  que hablaba de la necesidad de adaptarse al cambio climático y el uso de buenas técnicas productivas, que se impartió gratuitamente en las antiguas instalaciones de Nuestros Pequeños Hermanos”, explicó Sánchez.

Juan Velázquez, agrónomo y docente del recinto universitario de Universidad Nacional Agraria de Juigalpa, compartió durante el taller una serie de estrategias que pueden poner en práctica los productores para mitigar el cambio climático y evitar pérdidas en sus cosechas.

 Acortar la distancia de siembra, diversificar la producción de  fincas, contar con un invernadero, reservorios de agua y hasta disponer de un  sistema de monitoreo permanente del clima  son parte de las estrategias que según Velásquez deben poner en práctica los plataneros de Ometepe. 

“Se ha constatado con productores de Costa Rica y El Salvador  que la técnica de reducción de la distancia de siembra de manera ordenada ha incrementado la producción por hectárea entre un 80% y 100%”, explicó Velázquez.

 Dicha técnica permite sembrar entre 2,400 y 2,600 plantas por hectárea y no las 1,200 que usualmente siembran los productores. Según Velásquez, este tipo de cultivo reduce la maleza y hace más eficaz el sistema de riego y uso de fertilizantes.

Dijo que  el sistema de monitoreo del clima es algo a lo que también deben sacarle provecho, ya que asegura  que les permite a los productores  detectar a tiempo tormentas, sequías, cambios de temperatura y que tras conocer esta información, se pueden preparar para dirigir sus periodos de siembra.

Expresó que el uso de invernaderos también es una buena apuesta para los productores, y aseguró que en estos espacios se controla la temperatura entre 28 y 30 grados centígrados y no es variable como en el ambiente natural.

La productora Susan García, del municipio de Moyogalpa asegura que las propuestas de adaptación y mitigación a los cambios climáticos representan  una buena oportunidad para los productores de plátanos de Ometepe.

Asimismo señaló que la iniciativa se le debe dar continuidad e incluir a los jóvenes, “que serán nuestro reemplazo en las fincas para que ellos adopten estas técnicas de cultivo”, concluyó.