•  |
  •  |
  • END

La administración del Instituto Médico Pedagógico Los Pipitos, IMPP, informó que está a la orden para atender a Yerenia Lández, la joven que padeciendo discapacidad cerebral congénita fue dada por muerta en el Hospital “Roberto Alvarado” de Masaya, y casi es enterrada viva, situación que la Procuraduría de Derechos Humanos, PDDH, investigará de oficio.

El doctor Orlando Sevilla, Director del IMPP, dijo estar interesado en que se haga a Yerenia un estudio físico; asimismo, ofreció para su familia apoyo psicológico, luego del impacto emocional que vivieron tras la difícil situación al declararla muerta.

“En estos momentos no podríamos dar juicios de su estado sin antes haberla valorado médicamente y creemos que sí podemos ayudarla en alguna medida en su padecimiento”, expresó el doctor Sevilla.

Un atentado a la vida

Por su parte, Rosa Salgado, procuradora de personas con discapacidad, dijo estar muy preocupada por el caso en que la joven pudo morir, luego de declararla muerta en el hospital.

“Nos sentimos sumamente alarmados. Es prácticamente un atentado a la vida de esta persona con discapacidad. Al conocer del caso, se tomó de oficio y estamos coordinando acciones para que se realice el proceso investigativo, para conocer por qué a la joven se le declaró fallecida. Es nuestra responsabilidad conocer sobre las denuncias y fue pasado a la Dirección de Defensa de la PDDH, ellos lo procesarán y dictarán la resolución que el caso amerite”, expresó Salgado.

Indicó que han venido trabajando algunos casos sobre la mala atención a las personas con discapacidad en los centros hospitalarios. “Recibí una denuncia del hospital ‘Aldo Chavarría’, donde parece que el hecho de ver ahí a los internos causa malestar en los enfermeros y quieren deshacerse de ellos lo más rápido posible”.

Recalcó que esto aún no ha sido comprobado y están en el proceso investigativo, pero consideró apropiado revisar qué está haciendo el personal, pues ésta es la segunda denuncia contra ese centro, donde antes también hubo quejas de poca atención y abusos de algunos funcionarios que manosean a las mujeres, por lo cual los responsables fueron despedidos.

Jenny Palacios, de la dirección de Defensa de la PDDH, dijo que pedirán información necesaria a las autoridades del hospital y del Minsa, así como disponer de todo el proceso investigativo que la ley establece para establecer conclusiones y emitir recomendaciones en base a las investigaciones. “Le daremos prioridad a este caso”, enfatizó.

Madre no culpa a doctores

Por su parte, la señora Olimpia Pavón, madre de Yerenia, agradeció mucho la propuesta del IMPP. Indicó que no podía hacer la visita a Managua de forma inmediata por cuestiones laborales, pero nos aseguró que se coordinaría con el doctor Sevilla para poder ser atendida.

Asimismo, dijo que no culpa a nadie por los sucedido, pues considera haber sido tratada muy bien.

“Cuando llegué al hospital con mi niña, dejaron de atender a otras personas para estar con ella y seis doctores la valoraron. Además, estuve todo el tiempo a su lado y observé mucho esfuerzo de su parte. ¿Por qué la declararon fallecida? Pues no sé, pero no creo que haya sido por negligencia”, expresó agradeciendo a los medios de comunicación y a las instituciones que la apoyan.

Coordinaciones para capacitación

Sobre la atención médica a las personas con discapacidad, el doctor Sevilla aclaró que como IMPP ha visto preocupación del Minsa por capacitar al personal que atiende a las personas con discapacidad y han firmado convenios de colaboración. En este sentido, las capacitaciones iniciarán con 30 médicos en Bilwi.

“Como experiencia personal puedo decir que en mi formación médica no se nos capacitó ni en lo básico para atender a personas con discapacidad y por eso no todos tenemos esa capacidad técnica”, comentó.