•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Charles Schumer, senador por Nueva York en el Congreso de Estados Unidos, pidió ayer en una declaración escrita que su país use toda la influencia que tiene para que se logre la extradición del nicaragüense Orlando Tercero, acusado de asesinar a la joven Haley Anderson.

En su declaración, el senador demócrata Charles Schumer pidió ayer al Departamento de Estado de Estados Unidos que logre extraditar a Tercero aplicando los convenios que existen con Nicaragua.

“Estados Unidos debe usar todas sus influencias diplomáticas para extraditar a Broome City (localidad neoyorquina) a Orlando Tercero”, aseguró Schumer.La Fiscalía del Condado de Broome abrió un cargo por homicidio en contra de Tercero Orlando Valenzuela/END

Orlando Tercero es el principal sospechoso de haber estrangulado a Anderson, el pasado 8 de marzo en Nueva York. Al día siguiente, luego de presuntamente cometer el crimen viajó a Nicaragua y fue capturado por la Policía Nacional el 13 de marzo en un hospital de León. 

Tanto Anderson como Tercero eran estudiantes de Enfermería en la Universidad de Binghamton.

Doble nacionalidad complica proceso

La Policía informó que la embajada de Estados Unidos se encargaría de hacer las coordinaciones con el Departamento de Estado de ese país para garantizar la extradición, pero el proceso se ha complicado porque el joven de 22 años también tiene nacionalidad nicaragüense.

“Entiendo que tenemos acuerdos de extradición con Nicaragua, pero hay retos para lograr este objetivo tomando en cuenta las leyes de Nicaragua”, agregó el senador Schumer.

Schumer sostuvo que “tomando en cuenta la gravedad del asunto”, es urgente garantizar justicia a Haley Anderson, por lo que “deben usarse todos los niveles de influencia y persuasión para asegurar la pronta extradición del señor Tercero”.Tanto Anderson como Tercero eran estudiantes de Enfermería en la Universidad de Binghamton.

La Fiscalía del Condado de Broome abrió un cargo por homicidio en contra de Tercero. De ser extraditado podría tener una condena de entre 25 años de cárcel a cadena perpetua, según reportes de medios estadounidenses.