•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hoy se conmemora el Día Mundial del Agua y expertos nacionales en este tema analizan el estado de las cuencas y su importancia para que en un futuro la población no padezca sed.

La decana de la Facultad de Recursos Naturales (Farena) de la Universidad Nacional Agraria (UNA), Matilde Somarriba Chang, aseguró que las cuencas tienen diferentes grados de deterioro, pero algunas están bien conservadas, principalmente las que se ubican en las áreas protegidas. 

Mencionó que algunas de las que tienen problemas están en occidente y la parte centro norte del país. El factor de degradación ha sido la deforestación y las malas prácticas agrícolas como la quema. 

“El nivel de deterioro en algunos lugares es bastante mal, pero en otros, el trabajo de conservación es bueno. Los lugares donde hay deterioro de cuenca tienen problemas con la escasez de agua, principalmente las cuencas ubicadas en el denominado Corredor Seco”, afirmó la experta. 

El nicaragüense necesita, al menos, de 50 a 60 litros de agua por día para satisfacer necesidades básicas como bañarse, pero en zonas rurales no se logra abastecer esa demanda. Archivo/END

Precisó que estos sitios son: Madriz, una parte de Estelí y Chinandega norte. La decana de Farena indicó que se han secados ríos por no conservar las cuencas. 

“En otras partes del mundo nuestro Corredor Seco  no sería, porque esa lluvia que cae, más de 800 milímetros anuales, es suficiente para recargar acuíferos. La falta de árboles en las cuencas y la manifestación del cambio climático es lo que provoca escasez de agua”, explicó Somarriba Chang.  

Una cuenca es el área boscosa donde la lluvia es captada para ser depositada en los acuíferos o pozos y también es lo que forma el caudal de un río. Cada río que existe forma parte de una unidad hidrográfica que se van aglutinando hasta que conforman una gran cuenca, como la del río Coco. 

“Si la cuenca está degradada y descubierta de árboles, toda el agua de lluvia se escurre y va al mar y no hay infiltración en el suelo del agua. Por eso es importante manejar bien los territorios, sobre todo en las partes altas, para que esa agua no se vaya al mar y quede en el suelo”, explicó Somarriba Chang. En gran parte de las cuencas degradadas se sigue sacando agua y no se están recargando, dijo.

Más demanda de agua

La Organización de Naciones Unidas (ONU) reveló en un informe esta semana durante el Foro Mundial del Agua, en Brasil, que la demanda de agua en el planeta se ha multiplicado por seis en los últimos 100 años. Naciones Unidas advierte que la escasez de agua afectará alrededor de 5,000 millones de personas para el año 2050. 

Un nicaragüense necesita al menos de 50 a 60 litros de agua por día para satisfacer necesidades básicas como bañarse, pero en zonas rurales no se logra abastecer esa demanda, aseguró Somarriba Chang. 

A su criterio, el consumo de agua en el país es muy básico, exceptuando para la producción de alimentos y la ganadería. 

Siete expertos del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie) y de la Universidad Católica del Trópico Seco (Ucatse) realizaron en 2013 un estudio que determinó la huella hídrica para producir un litro de leche en las fincas ganaderas de Jinotega, Río Blanco, San Rafael del Norte y Matiguás, en Nicaragua, determinando que se gastan mil litros de agua por cada litro de leche. 

Al momento de estimar la huella hídrica, los expertos determinaron, por ejemplo, el consumo de agua a nivel del uso de suelo para la alimentación del animal; el consumo directo, es decir, la ingesta directa de agua del animal; el consumo indirecto, que es el agua que consume la vaca mediante la ingesta de pasto; asimismo, los consumos de agua empleados en el mantenimiento de las instalaciones y ordeño.

Sin embargo, Somarriba Chang considera que son las personas en la ciudad  las que están demandando más agua que antes, por el estilo de vida.  

“Hay más consumo de agua mientras más comodidades tiene la sociedad. Por ejemplo, para producir una bebida o una libra de carne, se necesita agua y cuanto más consumamos, más gastamos agua, por eso la demanda de este recurso va en aumento”, declaró. La única forma de sostener la demanda de este recurso es protegiendo las cuencas, afirmó Somarriba Chang.

 Por su parte, el investigador del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), Carlos Zelaya, considera que el país no escapa al pronóstico de las Naciones Unidas sobre la escasez de agua. 

“El clima amenaza con disminuir la cantidad de agua disponible para consumo y la producción de alimentos. Tenemos dos situaciones, por un lado las tendencias de cambio climático nos indican que la temperatura aumentará de 2 a 3 grados, esto hace que los cultivos demanden más agua”, dijo. “Además, la irregularidad de los inviernos provoca que la estación lluviosa ya no inicie en mayo sino a finales de este. Si antes teníamos seis meses de lluvia ahora los datos nos indica que tenemos siete meses seco”, declaró.  

Zelaya explicó que en el Corredor Seco está la mayor densidad poblacional del país, debido a que ciudades como Estelí, Somoto, Ocotal, Managua y Carazo, entre otros están dentro de este.  

“En el Corredor Seco no hay acuíferos importantes, y dependen de la lluvia y el escurrimiento superficial para realizar las actividades económicas como la agricultura”, indicó.  Un nicaragüense necesita al menos de 50 a 60 litros de agua. Archivo/END

Pozos se profundizan

Nieken Swagemakes, representante de Ecodes en Nicaragua, organización que se dedica a crear sistemas de agua potables en comunidades rurales, dijo que en los últimos años han podido notar que tanto los pozos excavados a mano y como los que cuentan con un bombeo, tienen menos cantidad de agua, principalmente en la época de verano. 

Los pozos excavados a mano se están profundizando y tiene que ver con el cambio climático y la desprotección de las fuentes de agua. Ecodes trabaja en departamento de León, en los municipios de León, Achuapa, Malpalsillo, El Sauce y Quezalguaque. 

Según Swagemakes, para mejorar la situación del acceso al agua potable se necesita fortalecer a las comunidades a nivel organizativo, conocimientos técnicos y capacitación en áreas administrativas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus