•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Docentes de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (Uraccan) recibieron certificaciones en robótica en el recinto universitario de Nueva Guinea, luego que fueron capacitados por Comtech. 

Durante una semana, un equipo de expertos en robótica, dirigido por Elizabeth Chávez, impartió un taller de construcción y programación de robot a este selecto grupo de catedráticos, compuesto por ingenieros civiles, ingenieros en sistemas, programación, computación, especialistas en matemáticas, inglés, ciencias de la educación y otras carreras, para que después den clases a sus estudiantes, tanto universitarios como de secundaria y primaria, sobre el uso de robot como una herramienta para el desarrollo socioeconómico de la Costa Caribe y de toda Nicaragua.

“Crear habilidades, liderazgo, pensamiento lógico, creativo, innovar y resolución del problema es el extracto de lo que persigue la robótica educativa, y al escuchar del docente, que ha desarrollado un talento de cómo ellos aprendieron a trabajar en grupo, a repartirse la carga de trabajo según las habilidades que tenían al momento de un desafío, es muy buena la experiencia”, señaló Ernesto Varela, gerente general de Comtech.

El empresario le dijo a los docentes y estudiantes que están desarrollando talento, que deben involucrarse con el desarrollo económico de su localidad y preguntarse cuál es el principal problema que tienen para que mejore la producción, en este caso del quequisque, que es una fuente económica importante de esta zona. Varela contó un caso real sobre los productores de quequisque del Casitas, en León.

“Me dijeron que ellos (los productores) siguen vendiendo el quequisque como materia prima y su principal comprador es Honduras porque en ese país está la fábrica Gerber, que agarra el quequisque, lo procesa, lo mete en un vasito y lo vende, ya procesado, en un precio 10 o 20 veces el valor del quequisque. Le dije a uno de los productores: ‘¿no creen ustedes que sería bueno que tuviéramos muchachos con talento en tema de robótica, que simularan equipos como desafíos que aporten valor agregado a un producto como este?’ que sé yo, métele chocolate, hazlo galleta, inventa cualquier cosa, pero haz algo porque la robótica lo que persigue es eso, juntar creatividad y talentos con nuestros experimentados productores para buscar solución a los problemas reales”, refirió Varela.

Varela informó que esta iniciativa parte de una experiencia de haber trabajado hace unos años con jóvenes de zonas de alto riesgo de la ciudad de Bluefields en conjunto con Usaid y Aprendo y Emprendo, en la que se capacitaron a docentes y alumnos en robótica y, sorpresivamente, ellos tuvieron el mejor desempeño en las Olimpiadas Nacionales de Robótica que se realizaron en 2017, ganado el primer lugar, lo que le llamó la atención y motivó a seguir desarrollando el tema de la robótica educativa en esta zona de alta producción y gente talentosa.

“Este año tenemos planificado desarrollar 100 equipos a nivel nacional y Nueva Guinea va a participar con 15 equipos en la competencia nacional de robótica, donde todos los estudiantes de universidades y secundaria van a demostrar sus habilidades en esta fiesta de competencia nacional de robótica de Nicaragua”, dijo Varela. 

Marlon Peralta Mendoza, director de tecnología de la Uraccan, explicó que ellos están trabajando con Lego Mine. “Esto tiene que ver con la construcción de diferentes robots, programarlos y crear un proceso lógico de enseñanza-aprendizaje que se puede articular en cualquier asignatura, no solo la tecnológica, porque podemos aprender conceptos de lógica, matemáticas, con el simple hecho de construir un robot y entregarles algunas variables para que haga equis actividad, hacer la metodología de aprender haciendo, además de aprender jugando, porque te divertís al estar armando un equipo diferente, estarlo programando basado en las metodologías de conecta, construye, contempla y continúa”. 

El catedrático explicó que en los cuatro recintos que forman la Universidad de las Regiones Autónomas del Caribe Nicaragüense (Uraccan), Nueva Guinea, Bluefields, Bilwi y Siuna con sus extensiones en Waspán, Rosita, Bonanza y Waslala cursan estudios 9,000 estudiantes.

“Con la particularidad de que en Siuna y Bilwi la mayoría de estudiantes pertenece a diferentes etnias, principalmente mayangna, misquitos, sumos y ramas, además de mestizos, y esto de la robótica creo que nunca se ha hecho y sería la primera universidad que trabaje esta parte de la tecnología con estas etnias”, señaló.

Entusiasmo 

Este curso de robótica ha despertado un gran entusiasmo entre la comunidad estudiantil de toda la Uraccan, “a tal punto que durante las clases prácticas, muchos de ellos se acercaron preguntando: ¿cuándo el curso para nosotros? Y tuvimos que explicarles que primero los profesores, capacitarlos para que ellos le lleven el buen conocimiento a ustedes y ustedes también aprendan, esta es una cadena, los docentes y luego los estudiantes, luego vamos a trabajar con escuelas de secundaria y primaria”, relató Peralta Mendoza.

Rafael Amaya Marín, 20 años, estudiante de Ingeniería en Sistemas, expresó: “Todo esto es para abrir nuestra mente y la idea es pasarlo a los demás, me ha parecido excelente, aunque para ser sincero, no tenía ni idea de qué era robótica, pero a medida que me iba relacionando con esto se nos abre la mente y logramos cada cosa en programación, le miramos la lógica y el sentido a todo y comprendemos por qué existe y cómo se aplica en las diferentes áreas, en la matemática, incluso en la literatura y hasta en inglés porque podemos programar los robots para que den clases o nos enseñen algo”.

Joel Argelio Centeno, 21 años, estudiante de cuarto año de Informática Administrativa, destacó que desde mucho antes tenía la expectativa de que la tecnología fuera parte de su vida.