Mercedes Vanegas
  • Masaya |
  • |
  • |
  • END

El Hospital “Humberto Alvarado”, de Masaya, ha registrado cuatro casos similares al de la joven Yerenia Lández, de 23 años, quien después de ser declarada muerta, “revivió” cuando estaba en su casa.

El primer caso fue en 1992, cuando la mamá de Alfonso Galeano --quien aparentemente había fallecido producto a un paro cardiaco--, le dio un beso en la mejilla durante la vela, y en ese momento despertó.

“Diez años atrás hubo un caso similar al de Yerenia, donde un niño recién nacido había muerto de un paro cardiaco, pero cuando la enfermera lo llevaba para la morgue el pequeño lloró”, explicó el doctor Francisco Rodríguez, encargado de la Sala de Neonatos del Hospital de Masaya.

Según el médico, después de ese día sucedió otro caso similar al de hace diez años con otro niño recién nacido, que aparentaba estar muerto, pero después de un tiempo “resucitó”, siendo este caso el tercero.

Agregó que la medida que ellos han tomado después de diez años, es hacer todos los exámenes necesarios a los bebés recién nacidos, que aparentemente fallecen producto a un paro cardiaco, para ver si están muertos, y si salen positivos, esperan un tiempo prudencial para ver si no resucitan, y posteriormente se les informa a los familiares del fallecimiento.

El cuarto caso es de la joven Yerenia Lández, de 23 años, a quien habían dado por muerta.

“No hay una explicación científica que diga por qué suceden estas cosas, pero de lo que estoy seguro es que en ningún momento ha habido negligencia médica”, aseguró el doctor Enrique Picado, médico internista del Hospital de Masaya, y quien también atendió a la joven Yerenia Lández.