•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A unos 8,788 kilómetros de su tierra, una gran parte de los más de 160 catalanes que residen en Nicaragua vivieron con tristeza, pero a la vez con orgullo, los acontecimientos ocurridos en octubre del año pasado en Cataluña, una comunidad autónoma española que aboga por obtener su independencia desde hace más de 300 años.

El 1 de octubre del año pasado se realizó un referéndum convocado por el gobierno autonómico en el que se preguntó a sus habitantes “¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República? Sí o No”.

 Lea: Protestas en Cataluña tras el arresto del expresidente Puigdemont en Alemania

El Gobierno de Mariano Rajoy consideró que el referéndum era una violación a la Constitución de 1978, que establece que España es indivisible. Trató de impedirlo enviando a la Policía a la calle, desmontando mesas de votación, apresando líderes independentistas y agrediendo a miles de votantes.

“Fue un día duro, triste, pero lleno de orgullo al ver la unión del pueblo catalán que rechazaba la violencia y manifestaba sin miedo su deseo de independencia”, recuerda desde Managua la catalana - nicaragüense Carme Clavel, quien llegó a Nicaragua en 1985 y en octubre pasado visitaba a su familia en Barcelona. 

No sabemos si Cataluña va a ser una República en un futuro inmediato o cercano, lo que sí sabemos es que este es un proceso dinámico que no se va a parar.  Montserrat Julve. Ronald Peralta/END

“Me parecía una locura todo lo que estábamos viendo. Salió a relucir el viejo poder rancio que dice que la unidad de España es intocable. Creo que la violencia que se ejerció no es la de una democracia europea. Lo único que se pedía era el derecho a votar, esa actitud de tirar al suelo un referéndum reactivó el sentimiento de independencia”, agrega Clavel, co-fundadora de diversos espacios feministas en Nicaragua.

Desde Los Robles, en Managua, el matrimonio catalán compuesto por Joaquim Rabella y Montserrat Julve siguió en directo a través de la televisión cómo se desarrolló aquel domingo. 

“Hubo una combinación de sentimientos, teníamos muchas ganas de estar allá con nuestra gente y apoyarles, estábamos sorprendidos de la desproporcionada reacción del Gobierno español”, dice Rabella. 

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont fue detenido en Alemania. Archivo/END

Argumentos independentistas

Cataluña es una de las 17 comunidades autónomas que conforman el Estado español. Se encuentra enclavada en el noreste de la península ibérica. Está compuesta por las provincias de Lérida, Gerona, Tarragona y Barcelona, esta última, capital y ciudad más importante de la comunidad. 

Además, Cataluña alberga industrias punteras y centros de investigación destacados, en los campos de la física nuclear y de la biomedicina. Con un Producto Interno Bruto de más de US$250 mil millones, es la región más rica de España en términos nominales. Esto representa uno de los argumentos de los catalanes independentistas que dicen que tendrían una sociedad más justa, igualitaria y solidaria sin el centralismo del gobierno de Madrid. 

Otro de los argumentos de los independentistas es el hecho del bloqueo de más de 12 leyes sociales catalanas por parte del estado central en los últimos años.

También argumentan que Cataluña es una nación histórica, con una cultura y un idioma propio, y que la voluntad de independizarse no es un capricho de última hora, sino de más de tres siglos. 

 Además: Carles Puigdemont se plantea pedir asilo en Alemania, según medio

“En algunos sectores de España parece que la separación de Cataluña sería una tragedia universal. España y otros grandes estados europeos han perdido históricamente sus colonias de Europa, América, África y el mundo no se ha hundido. Hoy en día una separación de Cataluña qué quiere decir: fronteras ya no hay y no habrá, la moneda es la misma, todos hablamos catalán y español. Simplemente quiere decir que habrá una administración que no dependerá de Madrid”, explica el arquitecto Joaquim Rabella.

Montserrat Fernández es una maestra catalana - nicaragüense que llegó al país en 1988 con sus ahorros para servir como voluntaria en organizaciones eclesiales de base. En su camisa porta un lazo amarillo que representa la petición del pueblo catalán en el que pide a las autoridades españolas la liberación de las personas detenidas a partir del 1 de octubre.

“Los catalanes que vivimos en el exterior estamos muy preocupados por cómo se han desarrollado las cosas, pero esto solo ha provocado que estemos más unidos y ha originado un movimiento social pro independencia sorprendente que cada vez que convoca a la calle son millones de personas las que se manifiestan”, dice Fernández. 

En algunos sectores de España parece que la separación de Cataluña sería una tragedia universal. España y otros grandes estados europeos han perdido históricamente sus colonias de Europa, América, África, y el mundo no se ha hundido”. Joaquim Rabella.

Situación actual  

Desde el 27 de octubre del año pasado el Gobierno de España intervino la autonomía de Cataluña, de acuerdo a lo establecido en el artículo 155 de la Constitución.

“Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”, convocando elecciones autonómicas para el 21 de diciembre, en las que las candidaturas independentistas obtuvieron la mayoría absoluta de diputados.

Actualmente se buscan candidatos para que presidan la Generalitat —gobierno autónomo de Cataluña—, el problema es que los dos candidatos propuestos inicialmente por las candidaturas vencedoras en las elecciones del 21 de diciembre, Carles Puigdemont y Jordi Sánchez, no podrían hacerlo – según el gobierno español - por los impedimentos judiciales tras liderar el referéndum de octubre, que les han llevado el primero al exilio y a la cárcel el segundo.

El pasado domingo, el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont fue detenido en Alemania tras entrar por tierra a ese país desde Dinamarca y se valora una solicitud de extradición. 

La detención ha provocado varias movilizaciones en Cataluña convocadas por los llamados “Comités en Defensa de la República”. El líder catalán tenía una orden de captura internacional ya que España lo acusa de rebelión y sedición.

El catalán Joaquim Rabella sostiene que la encarcelación de líderes independentistas no es viable porque “las soluciones a los conflictos políticos deben ser políticas”

“Encarcelar a diputadas y diputados legalmente elegidos por la ciudadanía es una respuesta improcedente.  La respuesta debe ser el diálogo y la buena voluntad para poner sobre la mesa las diferencias, con el espíritu pacífico que reclama la población catalana. El pueblo catalán es un pueblo de paz”, insiste.

Una posible república

Para que Cataluña se convierta en la “República de Cataluña”, la Constitución española tendría que ser reformada para permitir la convocatoria de un referendo en el que se plantee la ruptura de la unidad de España.

  Finlandia no ha recibido todavía la euroorden para arrestar a Puigdemont

Además la nueva república debería ser reconocida internacionalmente como un nuevo Estado. Asimismo, el gobierno español debería tomar la decisión de retirar toda su presencia institucional, lo que hoy parece muy difícil. Pero los catalanes en Nicaragua no pierden las esperanzas. 

“El proceso es larguísimo. En Cataluña hay una fuerza en la calle impresionante, pero Madrid tiene la fuerza política, el Ejército, todas las derechas del mundo y el apoyo de la Unión Europea y eso es una fuerza grande innegable”, admite Joaquim Rabella.

“No sabemos si Cataluña va a ser una República en un futuro inmediato o cercano, lo que sí sabemos es que éste es un proceso dinámico que no se va a parar. Hemos llegado a un punto en que las cosas siguen su marcha, tiene que haber alguna salida política de una manera o de otra”, concluye la catalana Montserrat Julve.