•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes ofició hoy, en la Catedral de Managua, la misa de Jueves Santo que rememora la Última Cena, con un homilía en la que pidió a los sacerdotes consagrarse al servicio de Dios.

Brenes, también arzobispo de Managua, pidió además a los fieles orar por los sacerdotes, que este jueves renovaron sus promesas de pobreza, castidad y obediencia durante la llamada Misa Crismal.

 Lea: Cardenal Brenes insta a nicaragüenses a visitar iglesias durante Semana Santa

Además, abogó por los enfermos y las familias que atraviesan momentos difíciles. "Este es un momento para los sacerdotes de pronunciar el sí definitivo para sus vidas", indicó.

"De consagrarnos plenamente al servicio de Dios, en una comunión estrecha con Él, en una entrega generosa a Él y a la Iglesia, en un vivir nuestra comunión con nuestro obispo ordinario, en un vivir la fraternidad con este presbiterio", continuó.

Tras finalizar la eucaristía, en la cual se bendijo el óleo de los catecúmenos, el de los enfermos y el Crisma (aceite y bálsamos mezclados), los sacerdotes conmemoraron con un almuerzo la Última Cena.

 En fotos: Así estuvo el Domingo de Ramos

La Misa Crismal marca el comienzo del Triduo Pascual, centro y culmen del Año Litúrgico, y se celebra el Jueves Santo, día en que se conmemora la institución de los sacramentos de la Eucaristía y del Orden Sacerdotal por Jesucristo durante la Ultima Cena, según la tradición cristiana.

En la ceremonia, celebrada en la Catedral Metropolitana y en la que renovaron sus votos los sacerdotes de las diócesis de Managua, Masaya y Carazo, el cardenal Brenes estuvo acompañado del obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

Brenes presidió así su cuarto Jueves Santo desde que fue investido cardenal por el papa Francisco el 22 de febrero de 2014.

 Además: La Semana Santa comienza en Honduras con petición de acercarse más a Dios

La ceremonia fue celebrada en la Catedral de Managua, situada en un espacio abierto rodeada de árboles y palmeras, donde resaltan las 63 cúpulas que componen su techo.

Con la ceremonia del Jueves Santo se conmemora la Última Cena y la oración de Cristo en el huerto de Getsemaní, que estuvo sucedida por su detención y posterior calvario.