•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Miles de creyentes católicos participaron hoy en el viacrucis de penitencia del Viernes Santo en distintas ciudades de Nicaragua.

Desde tempranas horas de la mañana los fieles católicos de todas las edades se aglomeraron en la Carretera a Masaya, una de las principales vías de la ciudad, para participar en la procesión. En Managua el viacrucis fue encabezado por el cardenal Leopoldo Brenes.

Lea: ¿Sabés por qué la Semana Santa cambia cada año de fecha?

"Hoy, en un ambiente penitencial, se debe meditar acerca de cada uno de los pasos que Dios realizó hacia el Calvario, y por ello la intención de este Viernes Santo es mirar hacia el crucificado", dijo Brenes durante la procesión.

Algunas personas aprovecharon para pagar promesas por milagros solicitados a las imágenes de 'la Sangre de Cristo' y de la 'Virgen Dolores', que encabezaron la marcha.

De interés: Conozca las alfombras de aserrín en San Benito

Las promesas fueron pagadas con caminatas sin zapato sobre el asfalto, que estaba caliente por el sol, o bien andando con los ojos tapados, mientras que otros lo hacían vistiendo de ángeles o de Jesús a sus hijos.

En el departamento de Chinandega, la multitud católica de todas las parroquias existentes en el casco urbano, calculan terminar antes de mediodía el viacrucis, para dar inicio la elaboración de las alfombras pasionarias.

Las mejores alfombras pasionarias serán premiadas con C$10,000; 7,000 y 5,000 córdobas.

Semana Santa letal en Nicaragua: Aumentan a 21 los muertos

En el departamento de Matagalpa, miles de personas asistieron la mañana de hoy, a la procesión de Viernes Santos, la cual era precedida por monseñor Rolando José Alvarez Lago, quien hizo un llamado a la población a reflexionar.  

En Managua el viacrucis, que recorrió unos dos kilómetros, tuvo como destino la Catedral Metropolitana de Managua, ubicada en el centro actual de la capital nicaragüense.

La manifestación religiosa gozó de una fuerte presencia de agentes de la Policía Nacional, para garantizar la seguridad de los peregrinos.

Escenas como la de Managua se repitieron hoy en cada uno de los 153 municipios de Nicaragua, donde el 58,5 por ciento de la población se denomina católica.