• |
  • |
  • END

Doce libros. Ese es el volumen de obras con que cuenta la improvisada biblioteca de la escuelita “René Schick”, ubicada en el reparto del mismo nombre. A pesar de que tiene más de cuarenta años de fundada y alrededor de mil 500 alumnos, no cuentan con un edificio y obras donde puedan realizar sus investigaciones.

El sueño de los escolares es tener una biblioteca donde puedan leer las obras de Rubén Darío, los cuentos nicaragüenses, novelas y otras tantas obras literarias que les sugieren sus maestros.

Con pancartas, realizando bailes folklóricos y dramatizando actos de Don Quijote de la Mancha, los estudiantes se presentaron en las instalaciones de EL NUEVO DIARIO, solicitando apoyo a los organismos de la niñez para la construcción de su biblioteca.

Reducir la violencia

María Balmaceda, estudiante de cuarto año, dijo que con la construcción de la biblioteca, más estudiantes tendrán acceso a los libros y se bajaría el índice de violencia, sobre todo en el Reparto Schick, que es catalogado como uno de los puntos más violentos de la capital.

“Los libros nos enseñan valores como la convivencia, el civismo, la amistad, y negarnos un libro es negarnos los valores”, expresó la estudiante.

La estudiante Marling Toruño dijo que con este proyecto también se ahorrarán dinero, pues no tendrían que fotocopiar o ir a un cyber café para poder obtener los textos.

“También vamos a cultivar el hábito de la lectura y hasta podemos evitar ser víctimas de pandilleros, ya que vamos a estudiar en el centro”, comentó.

Las estudiantes afirmaron que es contradictorio que en el Día del Libro tengan que pedir para poder tener su biblioteca.

Director no apoya

La profesora Gladis Espinoza lamentó que el director de este centro, Miguel Ángel Fonseca, no apoye a los estudiantes en la construcción de la biblioteca.

Comentó que desde hace siete años la comunidad educativa viene luchando con el propósito de construir una biblioteca, sin embargo, el director se opuso, ya que no estaba de acuerdo con tener una minibiblioteca y pretendía construir un edificio más grande.

“Él dijo que iba a hablar con organismos, pero esto no se concluyó y perdimos otro año”, lamentó Espinoza. ¿Cuándo vamos a mejorar la calidad en la educación con acciones como la de este profesor?, cuestionó.

Señaló, además, que le han enviado cartas al ministro de Educación, Miguel de Castilla, pero tampoco han recibido una respuesta positiva. La maestra demandó a los funcionarios del Mined que no sólo digan discursos bonitos, sino que cumplan con sus funciones.

Agregó que los padres de familia se han apropiado del proyecto y regalarán libros a la biblioteca escolar.

“Esperamos contar con el apoyo de todos y así construir nuestra biblioteca escolar. Cualquier donación puede hacerla en el colegio o comunicarse al celular 84780089, dijo Maria Balmaceda.