•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Rastrojos, la maleza y la vegetación joven sufre de los estragos de los fuegos forestales que iniciaron hace tres semanas y no hay en este momento suficientes brigadas que controlen los siniestros en las faldas de los volcanes Casita, San Cristóbal y El Chonco, que constituyen la cordillera de Los Maribios.

“En la zona del Casitas se quemaron 40 manzanas, aproximadamente, entre ellas cinco de bosques y 35 de tacotales. Allí se perdieron árboles de laurel, chaperno y Guanacaste”, dijo la delegada del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), Ana Julia Vargas.

El modelo de alianza funcionó en la presente Semana Santa, pues el propietario de una finca rural -Evert Chavarría- en la comarca El Ojochal, limitó que el fuego se extendiera mas allá, sin embargo el viento fuerte y un sol inclemente provocó otro incendio, donde se quemaron 15 manzanas de tacotales, porque los brigadistas chichigalpinos y los trabajadores municipales fueron insuficientes.

Los incendios se han registrado en las faldas de tres volcanes de Chinandega. Carol Munguía/END

Vargas dijo que el fuego se apagó en El Casitas, pero continúa fuerte en El San Cristóbal y El Chonco. La zona es azotada por fuertes vientos que avivan el fuego.

Cándido Tijerino, dedicado a cuidar la zona protegida y guardabosque de la hacienda “San Cristóbal de Las Rojas”, confirmó “que el fuego devoró varias hectáreas en el Casitas y paró al llegar a una cañada. Hubo asistencia de brigadistas rurales, pero sus esfuerzos fueron en balde, porque la arena del cauce fue lo único que lo detuvo", describió telefónicamente Tijerino.

La fuente agregó que ahora comenzó otro fuego en la zona conocida como “Caparra” y en en cuestión de horas dañó 50 manzanas y sigue hacia arriba, en línea recta, a una propiedad llamada Banderas, ubicada en dirección del volcán el Chonco”, prosiguió.

En la Península de Cosigüina los fuegos están en menor escala.

“Hay fuegos porque los mieleros y cazadores hacen mucho daño en el verano. Aquí no hay una sola brigada trabajando para apagar los pequeños conatos que se observan sobre la carretera”, dijo Bismarck Prado, oriundo de Potosí.

Los vientos dan fuerza a los incendios en Chinandega. Carol Munguía/END

Chinandega cuenta con 300 brigadistas a nivel departamental.

Datos del II Comando Militar de Occidente, en su informe anual, da cuenta que en 2015 se reportaron daños al bosque en 279 manzanas, mientras que en 2016 el fuego abarcó 910 y los recientes registros indican que el año pasado se quemaron solo en Cosiguina 275 hectáreas, que equivalen a 386 manzanas, dijo Marvin Meléndez, funcionario municipal.

“El zacate seco, los vientos y la temperatura fueron factores que limitaron el trabajo de los comunitarios. El fuego amenazó la reserva", explicó Meléndez, quien afirmó que se quemaron áreas en las comarcas San Luis, Cerros Chachos, Toro Muerto, La Batidora, Cabo de Horno y El Mojado.