•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unas 37 familias serán beneficiadas con igual cantidad de viviendas en la colonia Nueva Jerusalén, ubicada en San Rafael del Sur, como parte del proyecto habitacional ejecutado por la Corporación Montelimar en alianza con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.  

Óscar Montealegre, gerente general de Corporación Montelimar, explicó a través de una nota de prensa que el proyecto fue ejecutado bajo los estándares del Banco Mundial y responde a la necesidad de asegurar una reubicación voluntaria a las familias que estaban viviendo en zonas de riesgo dentro del ingenio.

Añadió que el proyecto contempla una inversión aproximada de US$500,000 (medio millón de dólares), y la Corporación Montelimar es la principal fuente de financiamiento y quien ha dado seguimiento a todo el componente social y ambiental del proyecto.

“Nos hemos comprometido a mejorar las condiciones de vida de las comunidades ubicadas donde operamos, su entorno económico, social y ambiental, en alianza con socios clave que confiaron en nosotros y se unieron a apoyar esta importante iniciativa”, dijo Montealegre en el documento.  

Además la nota de prensa manifiesta que entre los beneficiarios del proyecto están la familia conformada por Yader Jiménez, trabajador del ingenio Montelimar, y su esposa Anabell Pérez. 

“Aquí tenemos todo lo que hemos soñado, la casita, el título de propiedad, el agua, las calles, ¿qué más podemos pedir?, tenemos todo lo necesario para tener una vida más digna”, indicó Pérez. 

Socios del proyecto 

En el proyecto también participaron: la Alcaldía de San Rafael del Sur, el Instituto Nicaragüense de la Vivienda Urbana y Rural (Invur) que facilitó un subsidio para las viviendas y American Nicaraguan Foundation (ANF), a través de su aliado estratégico Food For The Poor, quienes también aportaron económicamente para la construcción de las viviendas.

“Este es nuestro proyecto insignia. Es un sueño cumplido a las familias que por más de 30 años han vivido en zonas de riesgo y en condiciones precarias de salubridad y poco acceso a servicios básicos. Ahora, después de un año intenso de estudios, diseños, permisos, gestiones y la ejecución de obras, tendrán una vivienda propia con todas las condiciones necesarias para disfrutar de una mejor calidad de vida”, señaló Varinia Herrera, coordinadora de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de Corporación Montelimar  a través del comunicado. 

Según fuentes de la empresa azucarera, las viviendas fueron construidas sobre un terreno de 5.3 manzanas. Además cuentan con dos habitaciones, un baño, lavadero, porche techado y todos los servicios básicos: agua potable domiciliar a través de un pozo con un sistema de almacenamiento con capacidad para 20 mil litros de agua, drenaje pluvial, energía eléctrica, alumbrado público, calles y andenes. 

Título propio 

Además, la información oficial señala que cada uno de los beneficiados del proyecto tendrá un título de propiedad que lo acredita como dueño de su vivienda. 

También los dueños de las viviendas tendrán la oportunidad de conformar un Comité de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) que administre el recurso agua y establezca una cuota por consumo para tener así un fondo revolvente para mantenimiento del pozo, la bomba y el sistema de almacenamiento.