• |
  • |
  • END

La comisionada general Mercedes Ampié, Directora de las Comisarías de la Mujer y Niñez a nivel nacional, comentó que el año pasado en la Policía Nacional se registraron 87 casos de violencia intrafamiliar dentro de las filas de la institución, y dijo estar profundamente consternada ante la muerte de Luz Marina Lezama, jefa de la Comisaría de la Mujer en Diriomo, caso en el cual todo indica que fue víctima de su marido.

“A nivel interno tuvimos 74 casos en 2007, y el año pasado 87. Ese incremento nos llevó a reunirnos con Asuntos Internos, con Inspectoría y con los jefes de delegación, siendo objeto de atención de la jefatura nacional para crear un plan de acción interno, aplicando talleres y atenciones privadas con nuestra trabajadora social, la psicóloga y nuestra abogada para profundizar en la situación, y darle respuestas tanto legales como administrativas”, aseguró la comisionada general.

Enfatizó que las denuncias de sus oficiales son atendidas a través de Asuntos Internos, y luego pasan a las mismas comisarías para dar la debida atención con sus programas especializados, que incluye nuevos modelos de atención denominados “el control de la ira”, por medio de los cuales proporcionan los cuidados necesarios tanto a la víctima como al victimario, para prevenir la violencia, que es tipificada como una falta, pero cuando el hecho incurre en acciones delictivas, se deben seguir los cauces legales pertinentes.

Le puede pasar a cualquiera

Ella indicó que si bien ésta puede ser una campanada de alerta en la institución para profundizar más en la problemática, la violencia puede ocurrir a cualquier persona.

“Como policías, nosotras tampoco estamos ajenas a estas situaciones. Se da en cualquier nivel, clase y tipo de persona”, comentó, agregando que las cifras de violencia intrafamiliar dentro de las filas de la Policía se pueden considerar bajas, pues son 87 casos en alrededor de unos 10 mil miembros, lo cual significa menos del 1 por ciento.

La Comisaría de la Mujer y Niñez tiene 15 años de trabajo contra de la violencia, y el caso de la oficial muerta debe alertar a todas la mujeres para que estén más organizadas y unidas en el enfrentamiento de estas situaciones.

En 2007, la institución atendió 23 mil casos de violencia intrafamiliar, mientras en 2008 se registraron 27 mil. Consideran que esto es resultado de las campañas de concienciación a nivel nacional, y el incremento de oficinas de la Comisaría, sin embargo, aún falta mucho trabajo por hacer.

“Venimos fortaleciendo el trabajo desde hace dos años, sobre la necesidad de denunciar y romper el ciclo de la violencia. Por lo que hacemos un llamado a quienes viven este problema, ya sean particulares o miembros de la Policía, a que asistan a las comisarías y a la red de promotoras voluntarias para ser acompañadas”, dijo.

Los hechos lo acusan

La comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, indicó que en el caso de la oficial Lezama, el martes se entregó el informe policial al Ministerio Público.

“El resultado de parafina fue positivo --lo cual significa rastros de pólvora-- en el compañero de la víctima y sospechoso, Santiago Mora Mena. En el caso de la víctima eso fue negativo. Con el informe preliminar todo acusa a que Mora fue quien hizo uso del arma de fuego. Sin embargo, aún tenemos pendiente el conclusivo del dictamen médico legal en relación con la autopsia, y también está pendiente el estudio de balística, pero creemos que esto únicamente confirmará lo que ya sabemos”, señaló.

Ante las declaraciones de Mena, de ser inocente, la comisionada Zavala señaló que en el juicio se presentarán los elementos probatorios y los testimonios, que serán los decisivos en el caso.

“Con anterioridad, de ella no teníamos ningún tipo de denuncia por maltrato, y fue hasta el día que ocurrieron los hechos que se descubrió el problema. Oficialmente no había registros. Por lo general, en estos casos hay un ciclo de violencia y no se conoce, dándose en circunstancias privadas”, expresó la oficial de la DAJ.