•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio de Salud (Minsa) informó que entre el 1 de enero y el 25 de marzo de este año se detectaron 17 casos de chikungunya en el país, lo que representa un incremento del 110% en comparación con el año anterior, cuando solo se habían detectado ocho casos en este mismo período.

Desde la aparición del primer caso positivo de chikungunya en el país, en julio de 2014, hasta enero de 2015 se reportaron 2,980 casos. Sin embargo, la cantidad de nicaragüenses afectados se ha reducido en los últimos dos años. 

Según el Mapa de Salud de la institución sanitaria, en todo el 2016 se notificaron 633 pacientes con la enfermedad y el año pasado hubo 26 casos en todo el país. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica en su portal web oficial que el chikingunya manifiesta síntomas iguales a los del dengue y del zika, como dolores articulares, musculares y de cabeza; fiebre, náuseas cansancio y erupciones en la piel. 

La enfermedad  no tiene cura y el tratamiento está enfocado en aliviar estos síntomas, apunta la OMS. 

No obstante, en mayo de 2016 el Gobierno Central informó sobre el fallecimiento de una mujer en Jinotega, cuyos exámenes indicaron positivo al chikungunya, y fue señalada como la primera y la única muerte reportada que se relaciona con el chikungunya en el país. 

Eliminación de criaderos

Previo a la llegada de la temporada de lluviosa en Nicaragua, que tiene lugar en mayo, se debe de aprovechar para intensificar las campañas de lucha contra el mosquito Aedes Aegypti, transmisor del virus del zika, dengue y chikungunya, para evitar que se aumenten los casos de estas enfermedades, afirmó el doctor Leonel Argüello, especialista en epidemiología.

“Lo que debería de preocupar ahorita no es cuantos casos hay, sino cuantos mosquitos hay. Por lo tanto, hay que reducir el mosquito al máximo y esta es la oportunidad para tratar de disminuir. Mientras no haya una campaña permanente de eliminación del criadero de mosquito, las enfermedades van a estar presentes”, indicó. 

Argüello explicó que la cantidad de mosquitos se disminuye naturalmente y es el momento preciso para realizar acciones para concientizar a la población sobre este riesgo y reducir la cantidad de personas afectadas por estas enfermedades epidemiológicas. 

 “Si no eliminamos los criaderos ahorita ni sacamos la basura ni limpiamos todas los cauces, lo que va a suceder es que cuando venga el invierno, otra vez va a crecer geométricamente la cantidad de mosquitos y vamos a tener muchos más casos”, advirtió el especialista.  

El Aedes eegypti se reproduce en aguas limpias, en un perímetro de 100 metros alrededor de las viviendas, y pueden llegar a desarrollarse hasta en tres días en períodos lluviosos. Además, cada mosquito es capaz de poner hasta 600 huevos, de los cuales sobreviven la mitad, afirmó también Argüello. 

“En cualquier recipiente o cosa que almacene agua, están puestos los huevitos y ahora que venga la lluvia y caiga el agua, en tres días salen adultos a buscar a quien picar”, agregó.

Mientras que se han notificado 9,830 casos sospechosos de dengue y 298 confirmados. Por otro lado, la institución sanitaria no ha reportado ningún caso positivo de zika en el país este año. 

Medidas

Además de las medidas preventivas para evitar los criaderos del mosquito, el epidemiólogo Argüello recomienda que es importante que quienes manifiesten síntomas del zika, chikungunya o dengue acudan a las unidades de salud, para que el Minsa pueda registrar más precisamente la prevalencia de las enfermedades para tomar más medidas de control de las mismas. 

“Mientras no tengás control del mosquito, te puede aparecer en cualquier momento. Ahora, no dudo que haya todas esas enfermedades afuera, lo que pasa es que la gente no va a las unidades de salud”, subrayó el especialista.