•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El área sin construir del parque Luis Alfonso Velásquez finalmente ya está en labores para desarrollar el proyecto del lago artificial que está presupuestado para este año como Rehabilitación del Parque de La Paz II etapa.

La inversión tiene un costo de C$15 millones y se desarrolla en el sector oeste del Complejo Judicial, donde antes estaba ubicado el faro del Parque de La Paz.

Según el Plan de Inversión Anual (PIA) de la Alcaldía de Managua, el proyecto consiste en la construcción de un lago artificial que tendrá una extensión de 4,300 metros cuadrados y tendrá una profundidad de aproximadamente 2 metros.

En sus orillas tendrá amplios senderos, en el centro del cuerpo de agua se dispondrá una fuente con iluminación, se podrá navegar con lanchas y bicicletas acuáticas, que podrían usarse para ejercitarse o incluso para competencias. Entre sus obras complementarias están los quioscos.

El lago artificial tendrá a su lado los juegos mecánicos infantiles que fueron abiertos al público en noviembre del año pasado, en momentos en que la maquinaria comenzó a trabajar en el terreno del Parque de la Paz.

Los obreros comentaron que  actualmente trabajaban en las condiciones del terreno para adaptarlo a los planos establecidos en el proyecto.

“El año pasado trabajaron en tubería de drenado y de agua. Este año estamos en la preparación del terreno, si bien se utilizará parte de la vieja estructura, esta tiene que impermeabilizarse y mejorarse, para que el agua no se filtre”, agregó uno de los encargados.

El parque con su monumento fue construido en 1994, sobre una base de miles de fusiles de guerra entregados por los miembros de la llamada contrarrevolución de los años ochenta. 

El parque fue demolido en 2014, argumentando que representaba un peligro para la población, ya que los estudios estructurales de la municipalidad determinaron que la falta de mantenimiento durante dos décadas y el daño sufrido ese mismo año, durante el sismo de 6.2 en la escala de Richter con epicentro al suroeste del lago Xolotlán, lo había dañado suficiente para representar un riesgo.