•  |
  •  |
  • EFE

Nicaragua aplicará su modelo de salud "familiar y comunitario" para intentar reducir las muertes maternas, que han cobrado 108 vidas de mujeres desde 2016, informó hoy una fuente oficial.

"Vamos a trabajar en nuestro modelo de salud familiar y comunitario, que ha sido tan efectivo (ante) epidemias", dijo la vicepresidenta Rosario Murillo, a través de medios del Gobierno.

Hemorragias e hipertensión provocan muertes maternas en Nicaragua

El modelo familiar y comunitario de Nicaragua, que ha sido elogiado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), consiste en buscar casa por casa a los pacientes y atenderlos en conjunto con sus familiares.

En este caso los funcionarios del Ministerio de Salud (Minsa) y voluntarios de apoyo saldrán a los barrios y comunicadas a "captar a las hermanas embarazadas en visitas casa a casa, y vamos a garantizar la atención prenatal de todas estas hermanas en las unidades de salud", dijo Murillo.

A pesar de que 4 de cada 5 víctimas de las muertes maternas ocurren en las unidades sanitarias, las autoridades del Minsa sostienen dichas mujeres acudieron al sistema hasta que ya sus vidas estaban comprometidas.

Nicaragua registra 108 muertes maternas en los últimos dos años

Murillo afirmó que los funcionarios del Minsa irán "donde ellas (para) convencerlas de que vayan a los centros de salud, para que podamos atender con tiempo cualquier signo de alarma".

Adicionalmente el Minsa brindará información a las embarazadas sobre las señales de alerta que pueden comprometer sus vidas y buscarán ubicar al menos a una partera en cada comunidad. Nicaragua reportó 52 muertes maternas en 2016 y 48 en 2017, mientras que en 2018 suma 8.

Aunque se evidencia una reducción constante de muertes maternas, el Gobierno de Nicaragua ha expresado públicamente su preocupación por las mismas y anunció una campaña para evitarlas.

Muerte materna cobra dos vidas en las últimas 24 horas en Nicaragua

La mayoría de mujeres que sufren muerte materna pierden la vida por hemorragia durante el embarazo, en el parto y en la recuperación del parto, según datos oficiales.

En los últimos diez años, Nicaragua bajó la tasa de mortalidad materna de 118 por cada 100.000 nacidos vivos a 50,6 por cada 100.000 nacidos vivos, de acuerdo con los registros del Minsa.